Escorca es el municipio que más población pierde de Mallorca. | ARCHIVO

20

Mallorca no se vacía, está más llena que nunca. Las consecuencias del éxodo rural que viven algunas provincias españolas no afectan de lleno a la Isla. A pesar de que algunos municipios han sufrido una ligera perdida de población en los últimos años, las mayoría de ellos han ganado habitantes. De hecho, es el territorio español que más ha crecido en los últimos 45 años.

Según las cifras de población que maneja el Instituto Nacional de Estadística (INE), basadas en datos de 2018, las Baleares han duplicado su población. Tanto es así que el archipiélago ha sumado un 33 por ciento de habitantes en las dos últimas décadas, pasando de 700.000 habitantes a principios de los años ochenta al millón cien mil actual. Mientras que otras provincias del interior del país, como Zamora, han visto como su población se reducía en este periodo más de un 31 %.

La curva de población en Mallorca parece no tener fin. La escalada demográfica es imparable y crear una correcta gestión de las infraestructuras y del acceso a la vivienda se convierte en la clave de futuro en la Isla.

El mapa de la Isla se tiñe totalmente de azul (los que granan habitantes), mientras que solo marca una pincelada de rojo (los que pierden población) en Escorca, el municipio situadao en la Serra de Tramuntana.

En base a los datos del INE, en los que se basa el último estudio de La población en España: evolución en el siglo XXI, situación actual y perspectivas de futuro, destaca que el aumento de la población en Mallorca no se estanca en ningún periodo de las últimas décadas. Cada año, este proceso de pérdida de población se deja notar en algunas áreas rurales.

Comprueba en este mapa qué municipios perdieron y cuales ganaron población:

Escorca, el único municipio marcado en rojo

Un total de 208 personas viven en Escorca en 2020, lo que supone una variación de cuatro personas menos respecto al periodo anterior, según las últimas cifras publicadas por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Este municipio de la Serra de Tramuntana es el único de Mallorca que ha perdido población. El mapa de la Isla queda totalmente coloreado en azul (los que ganan habitantes), siendo Escorca el único que aparece en rojo (los que pierden habitantes). Al ser uno de los pueblos con menos habitantes de la Isla, aunque solo pierda cuatro habitantes, el descenso es mucho más notables que en municipios de mayor tamaño.

Sóller, que perdió 71 habitantes, en porcentaje es el segundo que más pierda. El descenso se debe a que algunos de sus residentes se desenpadronaron del municipio tras la gratuidad del túnel.

Las zonas costeras cercanas a Palma, las que más ganan población

El mayor aumento de población en Mallorca se produce en las zonas costaneras cercanas a Palma, como son Calvià y Llucmajor. Ciutat es el municipio donde más crecen, un total de 422.587 personas vivían en Palma en 2020, lo que supone una variación de 6.522 personas respecto al periodo anterior de 2019, según las últimas cifras publicadas por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Calvià es el segundo municipio que más población gana, un total de 51.710 personas vivían en 2020, lo que supone una variación de 1.151 personas respecto al periodo anterior. La zona de Llucmajor también gana población, en 2020 tenía un total de 37.752 habitantes, lo que supone un incremento de 838 personas respecto a 2019.

En las zonas de Llevant e interior de Mallorca, aunque no pierden población la curva de crecimiento no se dispara. Por ejemplo, Manacor ha visto incrementada su población en 719 persona respecto al año 2019. Inca ha pasado de tener un total de 33.679 personas en 2020, a sumar 360 más al año siguiente. Unas cifras que permiten constatar el aumento poblacional generalizado en Mallorca.