Jóvenes estudiantes de Erasmus celebrando el fin del toque de queda en la Plaza de España de Palma. | T. Ayuga

27

Primera noche sin toque de queda en Baleares y sin límite de personas en las reuniones sociales y familiares en domicilios particulares. Siete meses después ya se puede circular libremente por las calles de las Islas a cualquier hora del día y de la noche, aunque se contará con un refuerzo especial policial para prevenir aglomeraciones.

Alegría de unos, especialmente entre los más jóvenes, que en las redes sociales no han dejado de jalear la noticia durante todo el día. Pero también preocupación de otros, que creen que evitar la movilidad nocturna era una medida sanitaria eficaz para frenar los contagios. Nunca llueve al gusto de todos.

Curiosamente, la tónica general de las primeras horas de libertad nocturna sin ataduras ha sido la de la ignorancia de muchos ciudadanos, que no conocían la decisión tomada este jueves por el Supremo, y andaban con prisas para llegar a casa antes de medianoche.

Ta040621001-4.jpg

También ha pillado por sorpresa a muchos restauradores, que han visto como sus terrazas se abarrotaban gracias a la buena temperatura de la noche, y a la noticia del fin del toque de queda, que ha animado a muchos grupos de amigos a reunirse sin las prisas, ya cotidianas, de llegar a casa antes de la medianoche. Ahora tendrán que desalojar a las 23.30, pero sin tener que volver a casa a hurtadillas, si uno se retrasaba unos minutos.

Refuerzo especial policial

Este jueves por la noche se ha activado un refuerzo especial policial ante el final del toque de queda. Según han confirmado fuentes cercanas a la organización, se ha preparado un dispositivo especial, que estaba previsto para este domingo que era cuando inicialmente acababa el toque de queda en la comunidad.

Noticias relacionadas

Los controles son similares a los que se hicieron este pasado verano para prevenir botellones y el objetivo será controlar zonas habituales de botellón y evitar aglomeraciones.

Un varapalo para el Govern

El fallo del tribunal de anular el confinamiento nocturno decretado por el Govern hace que se adelante en dos días el fin de las restricciones a la movilidad entre las 0 horas y las 6.00 en las islas, que se comenzaban a aplicarse la noche del sábado al domingo. Así, 'solo' se cumplen 223 noches de una de las medidas más severas impuestas con el Ejecutivo para frenar la pandemia. Damos un paso más hacía la ansiada nueva normalidad.

Resulta curioso que, a pesar de su envidiable situación epidemiológica, solo Baleares y la Comunitat Valenciana eran las únicas comunidades que aún mantenían el toque de queda tras el fin del estado de alarma. Aunque la tasa de positividad en las Islas es, a día de hoy, del 1,18 %, el Govern balear, liderado por Francina Armengol, era hasta hoy el más restrictivo en cuanto a movilidad nocturna, ya que Valencia había impuesto su toque de queda de 1 a 6 de la mañana, es decir, una hora más que el Archipiélago.

Precisamente, el fallo del alto tribunal se debe a que considera que estas medidas «por su severidad y por afectar a toda la población autonómica, inciden restrictivamente en elementos básicos de la libertad de circulación y del derecho a la intimidad familiar, así como del derecho de reunión».

El Tribunal resuelve así el recurso de casación planteado por la Fiscalía contra el auto del Tribunal Superior de Justicia de Baleares (TSJIB) que autorizó, por segunda vez, el toque de queda en la Comunidad y las limitaciones a las reuniones sociales aprobadas por el Govern. El auto del TSJIB había contado con el voto particular de dos magistradas, que consideraron injustificados el toque de queda y las limitaciones a encuentros sociales en espacios privados.

Ta040621001-7.jpg