Imagen del momento de la vuelta al mar. | Cayume

0

La Asociación Cayume, dentro del proyecto Eggcase, ha recuperado más de 130 huevos de rayas y tiburones en un año y ha liberado a un total de 17 pequeños animales de estas especies. Los científicos de esta iniciativa pionera incuban los huevos, flotan los animales y los devuelven al mar.

Tal y como explica la propia asociación en su Instagram, la semana pasada volvieron a liberar juveniles nacidos de huevos recuperados en Andratx, más en concreto diez ejemplares de pintarroja (tiburones) y una raya santiaguesa. Ahora que saben alimentarse por sí mismos, pueden volver al mar.

Noticias relacionadas

Este tipo de proyectos son muy necesarios, ya que los tiburones y las rayas son los grupos de especies que han sufrido una regresión más grande en Baleares y en el Mediterráneo durante las últimas décadas.

El presidente de Cayume, Guillem Félix, explicó a los medios de comunicación que la importancia de contribuir a la conservación de tiburones y rayas radica en que, además de que la mayoría de ellas están en peligro, «se sitúan en la parte superior de la cadena trófica». Esto significa que «son biodindicadores muy importantes del estado del mar y al mismo tiempo son controladores de otras especies, porque al ser depredadores, controlan que no aumenten demasiado y contribuyen a mantener el equilibrio».