Salut ha especificado que no se trata de trombosis trombocitopénica, la más grave de las relacionadas con los sueros para atajar la pandemia. | Archivo UH

24

La directora general de Salut Pública, Maria Antònia Font, ha reconocido que el servicio de vigilancia farmacológica de Baleares ha notificado al Ministerio dos casos de trombosis tras haber recibido la vacuna contra la COVID-19. Aún así ha especificado que no se trata de trombosis trombocitopénica, la más grave de las relacionadas con los sueros para atajar la pandemia.

El Ministerio de Sanidad habló este jueves de 20 casos de trombos, cuatro de ellos mortales, a la vez que recordaba a las comunidades que la segunda dosis de los menores de 60 años ya vacunados con AstraZeneca debe ser de Pfizer. A pesar de dejar la elección en manos de los afectados, Sanidad pide a las autonomías que no recomienden un segundo pinchazo con el inyectable de Oxford.

Noticias relacionadas

Ésta es precisamente una de las decisiones más polémicas de la campaña que ha levantado recelos entre los 38.000 profesionales esenciales afectados en Baleares. Uno de los temores de las autoridades sanitarias es que se pueda renunciar a la segunda dosis, tras las versiones contradictorias entre los diferentes expertos. «Cambiar las declaracines es un factor que no ayuda a dar seguridad», ha reconocido la consellera de Salut, Patricia Gómez. Sin embargo, Maria Antònia Font ha recordado que la Agencia Europea del Medicamento, más allá de recomendar seguir la ficha técnica de cada vacuna, dejó en manos la decisión a los responsables de Salud Pública de cada estado.

Los vacunados con AstraZeneca menores de 60 años podrán acceder desde esta tarde a las 15.00 horas a la web activada ad hoc para ellos donde podrán informarse y elegir cómo completar la pauta. En función de su decisión podrán optar a citarse en una u otra línea. La repesca empezará el próximo miércoles día 2 de junio.