Un bebé recién nacido se alimenta de la leche de su madre. | VALUA VITALY

El Banco de Leche Materna cerró 2020 con unos datos muy positivos: 119 donantes, la cifra «más alta que se ha registrado», apunta el director técnico de la Fundación Banc de Sang i Teixits de Balears, el doctor Antoni Gayà. Tras estas donaciones, se han obtenido 500,82 litros de leche humana, un 35 % más en comparación con 2019 (370,69 litros), donde se registraron 70 mujeres donantes.

«Las últimas cifras han sorprendido mucho. La población ha sido muy solidaria», destaca Antoni Gayà, y recuerda que estas donaciones de leche materna van dirigidas, fundamentalmente, a los neonatos con peso extremo –recién nacidos que pesan menos de 1.500 gramos. Durante el último año, el Banco de Leche Materna ha distribuido un total 275,3 litros de leche entre cuatro hospitales de Baleares.

Sobre el aumento de estas donaciones, Gayà otorga el éxito a las campañas y llamadas que se llevaron a cabo durante agosto. Un mes, asegura, «donde hubo stock reducido», pero que ha dado buenos resultados. En total, 109 neonatos se han beneficiado de esta leche que no podían recibir de sus madres. «No es una cifra alta, otros años ha habido más receptores. En 2018 hubo 134 pacientes. Aunque son datos orientativos, que no se haya suministrado leche materna a más neonatos es una buena noticia», apunta el director técnico.

Proceso

Una vez que el Banco recibe la leche humana, ésta se mantiene ultracongelada hasta procesarla. Uno de los aspectos más importantes en el proceso de preparación de la leche pasteurizada es la valoración nutricional. En el laboratorio del Banco realizan este paso a través de la determinación de la concentración de proteína. Sobre el tipo de leche materna apta para ser donada, Antoni Gayà valora que la donante lleve una «una vida saludable y que no presente enfermedades que puedan transmitirse». Recuerda que «se priorizan las donaciones de los seis primeros meses del periodo de lactancia».

Una vez la leche se ha pasteurizado, ésta queda ultracongelada a -80 grados hasta su distribución. La mayor parte de la leche materna se suministra en el Hospital Son Espases. En concreto, este hospital recibió en 2020 245,35 litros, seguido del Hospital Son Llàtzer (16, 2 litros), Hospital Can Misses (10, 75 litros) y el Hospital Mateu Orfila (tres litros).

Aunque los datos del año pasado en cuanto a la distribución han sido ligeramente superiores a 2019, las mayores cifras se alcanzaron entre 2017 y 2018. El director técnico justifica que «los datos son orientativos. El Banco contabiliza los bebés que han tomado leche. Puede ser que estos 109 neonatos hayan consumido más o menos litros que los 118 receptores de 2019».

El perfil del donante abarca a todas aquellas madres que hayan iniciado su proceso de lactancia. Antoni Gayà asegura que «no hay un perfil homogéneo, sino que hay desde madres primerizas, no primerizas, hasta mujeres que han tenido a su bebé ingresado y, como no han podido dar el pecho, se han sensibilizado con el Banco y han donado».

Aunque en cada periodo de lactancia «se produce una leche determinada, –la del primer mes no será la misma que la de los seis meses pero sí ambas «perfectas» acorde con la etapa del bebé–, y aunque el Banco va a priorizar la leche de la primera etapa de lactancia, cualquier madre puede donar en cualquier periodo de fabricación.