1

Emaya y la Policía Local han levantado acta de denuncia a una empresa del polígono de Can Valero por tirar residuos de automoción y peligrosos en contenedores de rechazo general, lo que constituye una infracción grave.

Agentes de la Policía Local y controladores del Servicio de Inspección Ambiental de Emaya han detectado el mal uso de los contenedores de rechazo por parte de dicha empresa en una inspección rutinaria, ha informado el organismo municipal, que detecta todas las semanas casos similares.

En este caso, han hallado en el contenedor de rechazo neumáticos, correas, piezas de vehículos y recipientes de aceite de motor entre otros residuos de tipo industrial y peligrosos. Al tratarse de una infracción grave, la sanción puede ir de 750 a 1.500 euros.
Las empresas están obligadas a contar con un gestor especializado para los residuos derivados de su actividad industrial y también los residuos peligrosos deben ser gestionados de forma diferenciada y adecuada.

Los contenedores de rechazo únicamente deben utilizarse para los residuos asimilables a urbanos de tipo doméstico, recuerda Emaya, que en anteriores ocasiones ha encontrado material de obra y fluorescentes entre otros residuos que no deberían haberse arrojado a estos contenedores.

Además de las inspecciones rutinarias en los polígonos, Emaya está llevando a cabo desde hace varias semanas una campaña específica de control de los contenedores en estas zonas industriales para detectar posibles infracciones, en las que los controladores medioambientales van acompañados de Policía Local.

En 2020, un año atípico por la pandemia, los controladores medioambientales de Emaya interpusieron 540 denuncias por infracciones relacionadas con la gestión de residuos, de las que 183 fueron a empresas.