El Govern dice que las restricciones afectan a turistas y residentes. | Redacción Local

57

Los alemanes que viajen a Mallorca en Semana Santa deberán cumplir las mismas restricciones que los residentes, lo que implica que solo podrán viajar con sus convivientes, pero no con amigos u otro tipo de familiares. Los hoteles de las Islas deberán controlar, por su parte, que en una misma habitación solo se alojan convivientes o, de lo contrario, se exponen a multas de la Conselleria. Esa prohibición afecta de forma específica a los días de Semana Santa e incluye también a los residentes que se alojen en hoteles o que viajen a otras islas durante esos días.

El Govern dejó este lunes claro que las restricciones que rigen en las Islas esos días son de obligado cumplimiento para todos, residentes y turistas, pero el conseller de Model Econòmic y portavoz del Govern, Iago Negueruela, no aclaró cómo se controlará que las personas alojadas en un hotel son convivientes o no lo son. Sí dijo que los establecimientos deberán controlar a los clientes y dejó claro que habrá vigilancia para que las medidas se cumplan, con sanciones en caso de que no sea así.

Todos iguales

El mensaje del conseller con respecto a las obligaciones de los alemanes que viajen a las Islas fue claro: deberán cumplir las mismas restricciones que los residentes, centradas básicamente en no compartir espacios interiores con no convivientes, aunque sí podrán estar cuatro personas de dos unidades familiares en bares y restaurantes. En espacios exteriores que no son terrazas, por ejemplo playas y parques, podrá haber seis personas de dos unidades familiares.

El conseller de Model Econòmic apeló este a la responsabilidad de residentes y turistas para cumplir las normas durante la Semana Santa y evitar un aumento de los contagios que complique el inicio de la temporada.

Noticias relacionadas

Negueruela aseguró que harán campañas informativas para explicar la situación de Balears en los mercados emisores para que sepan cuáles son las restricciones. «Lo importante es pasar la Semana Santa para llegar bien a la temporada de verano porque no nos interesa una Semana Santa con mucha movilidad», dijo.

A diferencia de lo que sucede con la hostelería en general, los restaurantes y bares de los hoteles permanecerán abiertos más allá de horario de cierre fijado a las 17.00 horas, pero solo podrán prestar servicio a los clientes, algo que ya se aplica en estos momentos. «El sector turístico ya ha dicho que ellos son los primeros interesados en que haya temporada turística y en que se cumplan las restricciones», añadió.

Por lo que respecta a las medidas de control sanitario en el aeropuerto de Palma de cara a la desescalada turística, desde AENA y Sanitad Exterior indicaron: «Tanto Salud como AENA estamos en contacto directo para actuar según el tráfico, de ahí que en el aeropuerto de Palma se incrementarán todos los servicios de control sanitario para el turismo extranjero en Semana Santa».

AENA y Sanidad Exterior piden, por ello, la máxima colaboración de las aerolíneas en las próximas semanas «para que todos los pasajeros procedentes de Alemania tengan el PCR negativo y el QR con el formulario sanitario COVID, para así acelerar el control de pasajeros».

Alemania pide evitar los viajes por turismo ante la subida de reservas

El Gobierno alemán ha pedido a sus conciudadanos evitar los viajes turísticos ante «el fuerte ascenso» en las reservas vacacionales para Mallorca. El portavoz del Gobierno germano, Steffen Seibert, ha asegurado que la petición es «prescindir de cualquier viaje que no sea realmente necesario».