Bartomeu Deyà, vicedecano de la Facultad de Turismo. | A.COSTA

2

¿Cuándo superará Baleares esta última crisis? Es la pregunta del millón. No hay respuesta convincente, pero si recetas para intentar amortiguar el histórico golpe. Para el doctor Deyà, es importante trabajar en una triple dirección. Por un lado resulta imprescindible mantener la figura de los ERTE durante todo el proceso de recuperación económica, con el fin de dar estabilidad y seguridad a trabajadores, familias y empresas.

En segundo lugar, es necesario poner en marcha mecanismos efectivos que garanticen la liquidez de las empresas turísticas de Baleares. En estos momentos muchas compañías se están viendo obligadas a desprenderse de activos estratégicos para cubrir sus necesidades de liquidez a corto plazo. «Y esta estrategia puede ser muy perjudicial para nuestras islas en el medio y largo plazo», apunta el vicedecano de la Facultad de Turismo de la UIB.

Por último, resulta clave que el sector público y privado trabajen conjuntamente para que las Islas vuelvan a ser percibidas por los mercados emisores como un destino seguro. Para ello resulta determinante reducir la incidencia del virus entre la población, aumentar el ritmo de vacunación, y volver a poner en valor los protocolos y procesos ya implantados, con notable éxito, durante el pasado verano. Preguntado por cuándo superará Baleares esta última crisis económica derivada de la COVID-19, el catedrático Carles Manera advierte que «todo es muy incierto y dependerá de cómo evolucione la pandemia, especialmente la vacuna».

Una vez que se pueda dar por finalizada la pandemia, Manera sostiene que la recuperación dependerá de sus principales mercados emisores, especialmente Alemania y Reino Unido. Además, considera que hay que «repensar el modelo de crecimiento de nuestras Islas» y lamenta que Baleares no tenga un plan estratégico de desarrollo económico a 10 años vista.