Un bar retira las sillas de su terraza en Palma. | M. À. Cañellas

21

Restauración CAEB y PIMEM Restauración han manifestado su malestar e indignación ante el aplazamiento de la apertura de los negocios del sector por parte del Govern, a causa de la pandemia de coronavirus, hasta el 2 de marzo, medida que tildan de «un auténtico despropósito».

Las dos patronales han mostrado en un comunicado su «rechazo contundente y unánime» ante las restricciones recién anunciadas por la administración autonómica y la extensión del cierre de los negocios de la restauración y hostelería hasta el 2 de marzo, una medida «que se ha tomado sin consenso ni negociación con el sector».

Se trata de una decisión tomada «de forma unilateral que viene sin apoyo alguno en cuanto a medidas económicas de ayuda directa al empresario autónomo o PYMES se refiere», añaden.

Denuncian que el cierre está «criminalizando una vez más a un sector que se ha sacrificado mucho durante estos meses, que ha colaborado en todo momento y que está siendo, sin duda alguna, el más perjudicado con miles de familias ya en la calle y cientos de negocios cerrados».

«No solo no nos tienen en cuenta a la hora de tomar decisiones, sino que además no nos informan, nos enteremos por los medios de comunicación», denuncian. Para los restauradores esta situación es una «clara falta de respeto al sector por parte de los gobernantes».

Denuncian que la posición del Govern perjudica gravemente al sector y se ha adoptado «sin tener datos científicos o sanitarios que demuestre que la restauración es foco de contagio» afirman.

Sorprende, aseguran, que se tomen las decisiones atendiendo la necesidad de salvaguardar la salud de los ciudadanos y se anuncie que se prioriza la reducción de la movilidad y concentración de personas, pero las restricciones se suavicen para otros espacios cerrados de gran afluencia, como es el caso de las grandes superficies, que abrirán al 30 % de aforo a partir del lunes en Mallorca.

Ambas patronales creen que las restricciones «se toman sin motivación ni fundamentación jurídica, ya que no se basan en ninguna ley, ni sanitaria, puesto que están bajando los contagios y mucho menos técnica ya que hemos cumplido a rajatabla todas las indicaciones».

Las patronales tildan las reuniones con la administración de «una pantomima donde, en ningún caso, se ha demostrado que la restauración sea el foco de infección mientras sí ha quedado manifiesto que el 75 % de los casos de contagios se han dado en los hogares». Reclaman que esas reuniones se celebren con documentos de trabajo enviados entre las partes 48 horas antes, a efectos de poder estudiar las propuestas e intentar trabajar y colaborar en el consenso de la redacción posterior.

«Estamos viviendo una situación inaudita donde el Govern no sólo nos hace perder el tiempo, talento y el esfuerzo altruista redactando documentos e informes que ni se leen ni tienen respuesta alguna, sino que además están haciendo un monólogo constante», concluyen.