La regidora Sonia Vivas. | Redacción Local

42

Un juzgado de Palma ha citado a la concejala de Justícia Social de Palma, Sonia Vivas, para declarar como querellada a partir de una denuncia formulada contra ella por dos agentes de la Policía Local y la Asociación JAVA.

El escrito de los querellantes sostiene que, en el año 2011, Vivas denunció ante el juzgado de guardia a tres personas, dos de ellos policías locales: con una de estas tenía y conflicto personal y los dos agentes, según el documento, le habían incoado un expediente disciplinario. En esas actuaciones judiciales, Vivas alegó haber sido víctima de lesiones psíquicas y físicas. La denuncia sostiene que más tarde, cuando estalló el caso de corrupción en torno a la policía local, Vivas, reutilizó esos partes para acusar a su vez de lesiones a los dos agentes que ahora se han querellado en su contra.

JAVA y los dos policías sostienen que, en el juicio contra estos, que se celebró en 2018, Vivas declaró de forma mendaz que había sufrido daños en base a esos documentos antiguos. Por eso, sostienen que existen delitos de estafa procesal en grado de tentativa y de denuncia falsa.

Los dos agentes que ahora denuncian fueron dos de los acusados en el procedimiento por supuesto trato homófobo a Vivas en el cuartel de San Fernando. Fueron condenados por un delito de coacciones por una serie de encuentros con una testigo del procedimiento antes del juicio. La sentencia de la Audiencia declaró prescritas las acusaciones más graves en torno a Vivas ante el tiempo que había pasado desde que se produjeron los hechos investigados al juicio. En los últimos años, varias querellas contra la concejal han sido archivadas en instrucción.