Los contagios han sido muy reducidos en los colegios. | Jaume Morey

26

El conseller d'Educació, Martí March, ha asegurado este lunes que la incidencia de la COVID-19 en los colegios ha sido «muy baja» durante el primer trimestres. En concreto, sólo se ha constatado el contagio de 188 alumnos dentro de los centros educativos desde finales de septiembre hasta mediados de diciembre, lo que supone un 0,09 % del total de alumnos de las Baleares.

«La razón de este impacto tan bajo se debe de muy probablemente a una aplicación rigurosa y efectiva de las medidas de prevención sanitaria establecidas en los centros educativos por parte de los docentes y, especialmente, por parte de los alumnos, que han asumido la nueva situación con naturalidad y, en general, con mucha conciencia de la gravedad de la situación de pandemia», ha manifestado el conseller.

Además, ha argumentado que «la baja transmisión dentro de los centros se confirma con el dato del total de 11.554 alumnos en cuarentena durante el primer trimestre de curso, cifra que representa el 6,04 % del total de alumnos de las Baleares».

Los niveles con puntas más altas de contagio en los colegios se dan en educación infantil y bachillerato. Hay que tener en cuenta que los alumnos de educación infantil son los únicos que no llevan mascarilla y, en el caso de bachillerato, se trata de alumnos con un nivel de autonomía muy elevado, puesto que se acercan a la mayoría de edad y, por lo tanto, tienen una vida extraescolar mucho más activa.

En cuanto a los profesores, la incidencia de contagios en los centros es muy baja, ya que supone el 1 % del total de docentes de las Islas.

El conseller también ha precisado que «después de los puentes y festivos la incidencia del virus es más alta, y coincide con puntas de subida del impacto de la pandemia en la población general».