La vacunación comenzó el 27 de diciembre. | Archivo

98

La Federación Hotelera de Mallorca (FEHM), Agrupación de Cadenas Hoteleras (ACH), la Agrupación de Agencias de Viajes de Balears (Aviba), la Federación Empresarial Balear de Transportes (FEBT), la patronal de rent a car Aevab, Restauración CAEB y la patronal de Petits i Mitjans Hotels de PIMEM piden al Govern que acuda al Ejército para acelerar todo el proceso de vacunación anti COVID en las Islas.

Los presidentes de la FEBT, ACH y Aviba, Rafael Roig, Gabriel Llobera y Francesc Mulet, respectivamente, así como la vicepresidenta ejecutiva de la FEHM, María José Aguiló, critican los problemas logísticos en la distribución de viales de la farmacéutica Pfizer en Mallorca y resto de Islas.

«Nos preocupa mucho esta cuestión, porque nos va en juego el futuro económico de Baleares si no se puede iniciar la temporada turística de verano. El Govern debe de presionar ante Madrid para que el reparto de vacunas sea más ágil, en más cantidad y llegue a tiempo», afirma Aguiló.

Llobera, Roig, Mulet y el presidente de Restauración CAEB, Alfonso Robledo, y de Aevab, Ramón Reus, añaden que el Ejecutivo autonómico «debe presionar ante Madrid para poder disponer de los servicios sanitarios del Ejército para cuando lleguen las vacunas, sean de Pfizer o la Moderna, e iniciar una campaña de vacunación masiva sin horarios ni festivos. Nos va la salud y la economía en ello».

El presidente de Aviba puntualiza que «se aprecia una absoluta improvisación del Govern en esta crisis sanitaria y no podemos tener otro 2020 este año, ya que en caso contrario el cierre de empresas será generalizado a partir del primer semestre en toda Balears».

Noticias relacionadas

Robledo indica que hay que utilizar todos los medios en el proceso de vacunación «por lo que hay que acudir al Ejército y la Cruz Roja, porque el objetivo es tener temporada turística, aunque sean cuatro meses».

Llobera no entiende las críticas que se han vertido contra el Ejército «porque cualquier ayuda para garantizar la salud de la población no se puede desaprovechar, más aún cuando ello conllevará una reactivación de la economía y el empleo».

Puntualiza que hay «malestar empresarial por la lentitud y si es necesario el Govern debería comprar vacunas, porque ya hizo lo mismo con la adquisición de mascarillas y equipamiento para los sanitarios. Hay que ser proactivos porque está en juego la evolución económica de este año, que es vital para las empresas ya que estamos al límite».

Reus afirma que hay que dar «el empujón necesario, porque en caso contrario llegamos muy justos al verano y los mercados emisores europeos no nos considerarán un destino vacacional seguro. Este es el verdadero peligro».

Roig aboga porque «no haya descansos, de ahí que nos parece un escándalo que Salut no haya obligado a vacunar en días festivos. Parece como si el Govern no viera lo que va a pasar».