Los niños volvieron al cole tras las fiestas navideñas. | Jaume Morey

122

La ‘vuelta al cole’ tras las vacaciones de Navidad arrancó ayer en Palma con la noticia del cierre temporal de la hostelería, los centros comerciales y los gimnasios durante dos semanas. La situación epidemiológica no ha dejado, sin embargo, malos resultados en los centros educativos, lugares «muy seguros para nuestros hijos», según opinaron diferentes familias con menores. «Como madre, ni me planteo la posibilidad de que confinen los colegios ni tiene sentido adoptar esta opción ya que están funcionando perfectamente. Cerrarlos sería un error», sostuvo Pepa Jiménez, madre de Biel, de seis años, del Colegio Público Aina Moll.

Aunque la preocupación por la evolución de los casos está presente, algunos padres coinciden en que «si se tiene que hacer un esfuerzo –refiriéndose a volver a casa con los niños y a las clases online– para terminar con la COVID-19, se hará, pero el problema que veo es una cosa global. De nada sirve cerrar escuelas si luego hay botellones en las calles. Algunos nos sacrificamos pero otros no», lamentó Carlos Chávez, mientras esperaba a su hijo a que saliera de clase. En la misma sintonía, recordó que «de nada servirá si la gente no empieza a concienciarse de la situación actual». Dos madres de tercero de Primaria calificaron de «irresponsabilidad» que permitieran clausurar los colegios: «Son lugares muy seguros y apropiados. Dan ejemplo de cumplir las norma».

Dificultades

Los centros educativos comienzan el nuevo trimestre con la mirada puesta en la evolución de los contagios y las nuevas restricciones. Sin embargo, las restricciones más exigentes todavía no han llegado a los colegios. Hay familias que ya comentan que sería «difícil» volver a un confinamiento con los hijos. Así lo reconoció Dulce, la abuela de Ernest, de seis años y del colegio Aina Moll: «Sería complicado para todos; me tocaría a mí cuidar de mis nietos», corroboró, y añadió que en los centros docente «hacen las cosas bien y nosotros también»; se refería a su familia.

Para otras familias, como la de Eva Fernández, no sería un problema si volvieran a cerrar los centros como pasó durante el estado de alarma. En su caso, explicó, «trabajo pero cuento con la ayuda de mis padres. Sin embargo, sí que creo que las medidas contra la COVID-19 que están implantando en los colegios están siendo muy buenas. En la clase de mi hija no ha habido ningún niño en cuarentena», sentenció.

Las medidas preventivas y los protocolos estrictos son las actuaciones que más valoran los padres y madres desde que comenzó el curso en septiembre. Entre los niños que volvieron ayer a las aulas, Ernest cree no debería haber un confinamiento porque «en la clase estamos todos bien. Hacemos lo que nos dicen», mientras que otros menores, como Biel o Laia, están a favor de que cierren las puertas, «no por el virus, sino porque no me gusta ir al colegio con la mascarilla».

Desde la Federació d’Associacions de Pares i Mares d’Alumnes defienden que las escuelas sean «lo último que se tenga que cerrar». Así lo subraya el presidente, Albert Lobo, y no se refiere solo en un «sentido pedagógico que supone tener abiertas las escuelas, sino que también es saludable». Desde la Federació realizan asambleas para valorar la situación, a la que ya han señalado de «complicada».

A pesar de ello, Lobo recuerda que los datos epidemiológicos en los centros educativos revelan que los contagios «son una minoría en comparación al contacto social». Así, trasladan a la Conselleria d’Educació la importancia de que «los colegios deberían solo cerrar en el último extremo». A la espera de saber cómo evoluciona el escenario sanitario en las próximas semanas, las familias se muestran tranquilas pero sin bajar la guardia.

Las cifras antes de las vacaciones

Los datos de incidencia de la COVID-19 en los centros educativos de Baleares, durante la semana del 12 al 18, previa a la vacaciones de Navidad, indicaron un caso positivo entre el equipo de docentes, una cifra que representa el 0,006 % de los 16.350 profesores que hay en los colegios. Sobre el alumnado, Educació informó el pasado 21 de diciembre que 370 alumnos dieron positivo en coronavirus (el 0,2 % de estudiantes en global). La Conselleria facilitará los datos actualizados tras la ‘vuelta al cole’ la próxima semana en el Consell de Govern.