Salut ha intervenido la residencia DomusVi Costa d’en Blanes. | DomusVi

19

La Conselleria de Salut ha ordenado este martes la intervención de la residencia DomusVi Costa d’en Blanes durante 20 días tras haberse detectado un brote de COVID-19 que afecta a 55 usuarios y 14 trabajadores, y después de que en las sucesivas visitas realizadas por el equipo del Servicio de Salud al centro se haya constatado que las medidas que ha adoptado han sido insuficientes para frenar la propagación de la COVID-19.

Cabe recordar que los usuarios de esta residencia recibieron la primera dosis de la vacuna de la COVID-19 el pasado día 30 de diciembre. No obstante, desde Salut han recalcado que «la inmunidad no se alcanza hasta una semana después de recibir la segunda dosis. Esta se pone a los 21 días de la primera. De ahí la importancia de mantenerse alerta y cumplir con todas las medidas preventivas».

Salut ha explicado que tras la detección de tres profesionales positivos en un cribado quincenal, se realizó un cribado de urgencia entre los residentes y se constató que 55 de los 110 usuarios de la residencia se habían contagiado. Posteriormente, 11 profesionales más han dado positivo, con lo que ya son 14 los trtabajadores.

A raíz de estos resultados el Servei de Salut decidió trasladar, con el apoyo del 061, a 34 usuarios positivos a diferentes hospitales y a la residencia puente del Instituto Mallorquín de Asuntos Sociales (IMAS). Quedan ahora otros 21 positivos en la residencia. También hay 55 usuarios aislados por contacto estrecho.

Desde el primer momento, profesionales de la Subdirección de Atención a la Cronicidad se han desplazado a la residencia para evaluar la situación de las personas afectadas y garantizar una adecuada asistencia, así como para apoyar a la dirección en la implementación del plan de contingencia y en la sectorización del centro, para poner en marcha circuitos de atención y para llevar a cabo formación in situ a los trabajadores, sobre todo en lo referente al uso de equipos de protección individual, desarrollo de nuevos circuitos, delimitación de zonas limpias y sucias, etc.», ha informado Salut.

Desde el principio de la pandemia, el equipo de coordinación sociosanitaria —formado por directivos de los consells insulars de Menorca, Eivissa, Formentera, el IMAS y las conselleries de Servicios Sociales y Deportes y de Salud y Consumo— realiza un seguimiento diario de la situación en los centros, que deben disponer de un plan de contingencia y cumplirlo.

Cabe recordar que el Govern ha intervenido 13 residencias para personas mayores desde el inicio de la pandemia. Durante la segunda ola han sido Bell Entorn, Sèniors Inca (dos veces), DomusVi Can Carbonell, DomusVi Santanyí, la residencia del Hospital de Llevant, la residencia Reina Sofía (Eivissa), Es Ramal (Menorca), Sant Lluís (Menorca), Sèniors Pollença y DomusVi Alcúdia y DomusVi Costa d’en Blanes. Durante la primera ola fueron Oasis y DomusVi Palma.

Asimismo, ha intervenido hasta el momento tres residencias de personas con discapacidad, las tres durante la segunda ola: Amadiba 325, Sa Nova Residència del Patronat Joan XXIII (Inca) y Vuit Vents (Aspace).

Actualmente, además de la residencia de Costa d’en Blanes, permanecen intervenidas Sèniors Pollença, Sèniors Inca y DomusVI Santanyí.