El frío no ha sido impedimento para que algunos valientes se den el primer baño de 2021. | Youtube Ultima Hora

7

Bajo algo más que una discreta lluvia, y con un oleaje que dejaba completamente blanca, por la espuma que originaba, la orilla de la Platja de Can Pere Antoni, de Palma, un grupo de bañistas se han dado este viernes el baño de primero de año, que desde hace casi tres décadas organiza este diario.

Y lo bueno es que cada año que pasa, se suman caras nuevas y no suelen faltar las de siempre, aunque este año hemos notado algunas ausencias que esperemos que hayan sido por pereza ?el día, a decir verdad, no estaba para chapuzones playeros?, que no por otra cosa.

También, ha habido caras nuevas, como la del germano afincado en Mallorca Nermin Goenec, y la de una guapa francesa que lució esplendorosa figura metida en un bikini oscuro con topitos blancos. Y no han faltado los que se bañan cada día del año en ese mismo lugar, veteranos bañistas que no temen ni al frío ni a la lluvia, ni a las olas, «aunque, con olas, somos muy precavidos. Apenas nos separamos de la orilla».

Con mascarilla y sin brindis

El baño de este 1 de enero ha sido un tanto especial. Siempre solemos hacer una foto para el recuerdo, y en esta ocasión, recordando el pésimo año que acabamos de finiquitar, la hemos hecho con los bañistas con la mascarilla puesta y dos metros de separación entre ellos. Incluso muchos se metieron en el agua con mascarilla, procurando mantener la distancia entre uno y otro.

A diferencia de años precedentes, no ha habido mesa engalanada con mantel y candelabro, sobre la cual se depositaban las pastas y el cava con el que se brindaba por un año nuevo feliz.

Ni ha habido la expectación por verlos bañarse, ya que la lluvia aconsejó quedarse en casa. Precisamente a causa de la lluvia, Carolina Márquez, asidua a los baños de primero de enero, ha llegado tarde, tanto que ya no se pudo bañar. En cambio, la Gran Sara también se ha bañado; una ola le bajó el bañador y la dejó con los pechos al aire. Pero ni se ha inmutado.

Por cierto, nos ha dicho que iba a estar un tiempo retirada, a la espera de que mejore la situación creada por la COVID-19. «Por una parte está la cuestión sanitaria, en la que no vamos muy bien, y por otra, a causa de la pandemia, restauración y ocio nocturno están cerrados, por lo cual los artistas no podemos trabajar».

Por su parte, Toni de la Mata, posiblemente uno de los más veteranos del baño del 1 de enero, nos ha comentado que «el agua está mejor que el año pasado. De no haber sido por la lluvia y las olas, era para estarse un rato», a lo que ha asentido Martina Romero, otra de las asiduas, que nos ha sorprendido con un bikini de malla larga y ajustada.

Hay que decir que al margen de este grupo, antes de que se iniciara el baño, hemos visto al menos a tras personas, dos chicas y un chico, llegar a la playa, despojarse de la ropa, quedarse en bañador y adentrase en el agua hasta quedar cubiertos completamente.

Enseguida han salido, se han secado, se han vestido y se han ido, y más en un día como el de este viernes, en el que no luce el sol y hace mucho frío.

Nos cuentan que en la Colonia de Sant Jordi ha habido también baño en el primer día del año. Y es que bañarse en un día tan señalado empieza a ser tradición, pues cada vez son más los que lo hacen.