Los exalcaldes de Palma Aina Calvo (PSIB) y Mateu Isern (PP), en una imagen de archivo. | S. Amengual

14

El Tribunal de Cuentas ha fijado un aval de 81.000 euros al exalcalde de Palma Mateu Isern y su anterior equipo en Cort porque considera que no están debidamente justificadas algunas subvenciones que se liquidaron durante su mandato, pero que se concedieron cuando la Alcaldía estaba en manos de la actual delegada del Gobierno, Aina Calvo.

La petición de este aval afecta a Isern y al resto de miembros de la Junta de Gobierno que dieron el visto bueno a la justificación de estas ayudas, lo que afecta a Julio Martínez, Fernando Gilet, Sebastià Sansó, Álvaro Gijón, Sandra Fernández, Andreu Garau, Irene San Gil y Jesús Valls. De todos ellos, Julio Martínez, concejal del PP en Cort, es el único que mantiene un cargo público.

El día anterior, el Tribunal de Cuentas ya había fijado un aval de 77.000 euros para el equipo de Aina Calvo, que fue quien concedió las ayudas. Además de Calvo, el actual alcalde, José Hila, es uno de los afectados por el aval.

Las alegaciones

Noticias relacionadas

El abogado de los representantes del PP alegaron que las subvenciones estaban justificadas con el informe positivo de los técnicos y de los juristas de Cort. El instructor del Tribunal de Cuentas no ha valorado el fondo de las alegaciones presentadas por los exresponsables de Cort y ha dicho que se estudiarán en una fase más avanzada del proceso.

En cualquier caso, si el fiscal no presenta una demanda específica por el abono de estas subvenciones, lo más probable es que todo el caso quede archivado. La investigación del Tribunal de Cuentas comenzó a raíz de un informe presentado por la Sindicatura, en la que se alertaba de que algunas ayudas otorgadas en los años 2010 y 2011 no estaban justificadas como tocan.

A la espera de lo que decida el fiscal sobre las cinco ayudas

Los dos equipos de Cort, el de Aina Calvo y el que dirigía Mateo Isern, quedan a la espera de la decisión que tome la Fiscalía del Tribunal de Cuentas, que es quien resolverá si el caso continúa o se archiva. De momento, el aval servirá para cubrir los posibles perjuicios causados al Ajuntament en caso de que el tribunal falle que la ayuda no fue correcta.