Por otra parte, está por cerrarse otro expediente abierto a la residencia Oasis, el otro asilo de titularidad privada cuyo control pasó a manos del Govern tras detectar un descontrol en la gestión de casos positivos de COVID. | Efe

9

El Institut Mallorquí d’Afers Socials (IMAS) propone una sanción administrativa que puede derivar en una económica a la residencia Domus Vi Palma por su gestión durante la primera ola de la pandemia en la que Salut tuvo que intervenir el centro.

El presidente del IMAS, Javier de Juan, ha especificado que el recurso se encuentra en fase de alegaciones y la empresa todavía puede aportarlas pero que en último extremo se podría llegar a decretar la pérdida de autorización.

Por otra parte, está por cerrarse otro expediente abierto a la residencia Oasis, el otro asilo de titularidad privada cuyo control pasó a manos del Govern tras detectar un descontrol en la gestión de casos positivos de COVID.

Una situación similar ha pasado las últimas semanas con las residencias de Bell Entorn, de Sóller y Séniors Inca donde Salut ha vuelto a tomar el mando al detectar un número importante de positivos entre los trabajadores y los usuarios.

«En todas las residencias hacemos las inspecciones cuando hay brotes para ver la situación y esperamos a que la inspección determine se resiente ya por una situación sobrevenida de la pandemia o viene de antes porque no se ponían los medios suficientes», ha aclarado De Juan.