Los coches de segunda mano más demandados del concesionario Nissan en Palma estos meses fueron los modelos QASHQAI y Micra. | Redacción Local

34

La venta de vehículos de ocasión (V.O) tiene malos resultados para este 2020. Si ya en el mes de febreroecerró con una caída del 2,3 % y en marzo no llegó a facturar ni el 50 %, con 2.501 unidades vendidas, la crisis sanitaria ha dejado en números rojos a las casas de coches de segunda mano. Según los datos de la consultora MSI y recogidos por la patronal de concesionarios Faconauto, Balears es una de las comunidades autónomas que sigue experimentando caídas importantes sobre la transferencia de este producto, que se sitúa en un 33, 3 % en lo que va de año con respecto a 2019.

Los concesionarios en Mallorca han notado altibajos. Y la mayoría coinciden en que esta situación ha provocado que ahora las familias se piensen hasta dos veces qué vehículo adquirir y por cuánto. Tavita Valentí, propietaria de Casa del Coche, afirma que «la gente que quiere adquirir un coche de ocasión se está moviendo en torno a los 2.500 y 5.000 euros, mientras que en otra ocasión el precio medio hubiera sido entre 6.000 y 8.000 euros. Así que sí hemos notado la bajada pero no ha sido brutal, porque todavía la gente sigue buscando un coche».

Post-COVID

El verano, por lo general, ha permitido a los concesionarios reanudar la actividad, aunque no como hubieran querido debido a la crisis derivado del coronavirus. Miguel Miñano es propietario de 1000 Vehículos de Ocasión. Analiza estos últimos meses y destaca que «junio fue un mes lento, prácticamente con pocas visitas, pero en el mes de julio tuvimos un pico fuerte y nos situamos a números iguales al mismo mes en 2019». Miñano ha experimentado algo atípico, y es el cliente internacional que compra un coche de segunda mano: «Estos meses hemos vendimos mucho a extranjeros residentes», explica, y añade que ahora «lo que vemos es que compra quien por narices necesita un coche».

En junio, en Automóviles Estelrich, «tuvimos una racha muy buena, julio fue malo en términos de venta y agosto volvió a ser un buen mes», asegura el gerente Jaime Estelrich. Por parte del director comercial de Nissan en Balears, José Pérez-Trillo, tras el confinamiento, «se han recuperado más rápido las ventas de vehículos seminuevos, alcanzando en nuestro caso los niveles de 2019, y manteniendo el volumen desde junio hasta la fecha». Agosto tampoco finalizó en números rojos en el caso de esta casa. De medio centenar de coches que se vendieron en el mismo periodo en 2019, esta vez transfirieron 48. De hecho, añade que en Ibiza y Menorca «se superó la venta de este tipo de coche».

Preocupación

Para Pérez-Trillo, «ante la crisis, los clientes han optado por salvaguardar sus ahorros en lugar de gastarlos. En términos de demanda esto se traduce en ventas de segunda mano en detrimento a los vehículos nuevos». Ahora, una de las tendencias que los concesionarios reiteran es que la preocupación va por delante antes de sacar la cartera. Incluso se ha optado por facilitar más al cliente la adquisición de estos VO a través de promociones. Estelrich avanza su caso: «Hemos intentado bajar el precio en los vehículos de segunda mano» a fin de liquidarlos cuanto antes.

La comunidad balear ha cerrado agosto con una caía del 11, 2 % con un total de 3.584 coches traspasados. Son datos similares al periodo de julio, pero más positivos con respecto a junio (-17, 6 %). A nivel nacional, sí que ha crecido este mercado un 3, 4 %, según Faconauto. El archipiélago, junto a Melilla, son las únicas comunidades donde todavía caen las ventas en más del diez por ciento, a la espera de conocer los datos de septiembre.