Los investigadores Francisca Serra, Sebastià Galmés y Andreu Palou, en una imagen de archivo.

9

Un estudio de la Universitat de les Illes Balears (UIB) apunta que la ingesta insuficiente de vitaminas D, C y B12 y de los minerales hierro y zinc en la alimentación se asocia a una incidencia o mortalidad más elevada del coronavirus.

Un equipo de investigadores del grupo de investigación en Nutrigenómica y Obesidad de la UIB y del Centro de Investigación Biomédica en Red en Fisiopatología de la Obesidad y Nutrición (CIBEROBN), dirigido por el doctor Andreu Palou, ha publicado un estudio en la revista científica Nutrients en el que analizan la posible influencia de los nutrientes esenciales principales en la prevención del SARS-COV-2. El estudio considera principalmente las seis vitaminas (E, D, C, B6, B9 y B12) y los cuatro minerales (hierro, zinc, cobre y selenio) que tienen una participación demostrada en el mantenimiento saludable del sistema inmune, según el agencia Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA).

Los investigadores han analizado el estado nutricional de estos nutrientes en diez países europeos a partir de la literatura científica publicada y han estudiado la relación con los indicadores epidemiológicos de la Covid-19. Como resultado, los investigadores destacan que existe una correlación entre los factores nutricionales y los indicadores epidemiológicos, de modo que los países con el peor perfil de ingesta de estos micronutrientes (España, Italia, Bélgica, Reino Unido y Francia) son los que han recibido el golpe más fuerte de la pandemia.

Los resultados sugieren que, en el conjunto europeo, la insuficiente ingesta de las vitaminas D, C y B12, y los minerales hierro y zinc, se asocia a una mayor incidencia o mortalidad causada por la Covidien-19.

Los investigadores también han tenido en cuenta las particularidades genéticas que pueden predisponer a un mayor riesgo de déficit de estos nutrientes.