La madame entregó al juez y el fiscal una supuesta agenda para probar su versión. | Redacción Sucesos

30

La madame del ‘caso Cursach’ hace equilibrismos en el TSJB y culpa al juez Manuel Penalva y al fiscal Miguel Ángel Subirán de las mentiras que sí admite. De otras, mantiene su versión, aunque choque con informes policiales. La antigua testigo protegida 31 reconoce que hizo declaraciones falsas sobre policías locales y los políticos populares José María Rodríguez y Álvaro Gijón. Siempre con los datos y las instrucciones que le daban juez, fiscal y dos policías de Blanqueo. Lo más llamativo: aseguró ante el magistrado del TSJB que instruye el caso por irregularidades en el ‘caso Cursach’ que la agenda que presentó en el juzgado era en realidad una prueba falsa que se fabricó en el despacho del fiscal Subirán.

Según la polémica testigo mantuvo reuniones antes de las declaraciones y en ellas se le enseñaban fotografías y se la aleccionaba sobre cómo declarar. Sobre la agenda, supuesta prueba de que el burdel existía y de la implicación Rodríguez y Gijón dijo que era un cuaderno que ella tenía y que allí añadió anotaciones con datos personales de los dos y de policías locales. Insistió en que, de ese amaño eran conocedores también el juez y los policías pero que fue el responsable del ministerio público quien le dió número de móvil y de DNI de los investigados.

Declaró que entró en la causa de la mano del empresario Ángel Ávila y que se le ofreció dinero por declarar contra Cursach. Una vez que se vio dentro, comenzó a ser presionada por Penalva y Subirán para que continuara las declaraciones y asegura que el segundo amenazó con enviarla a prisión. También afirma que le ofrecieron ayuda en varias causas penales que tenía abiertas. Otro de los episodios que relató fue una entrevista que mantuvo con el abogado José Ramón Orta. Acudió a su despacho cuando éste se encargaba de la defensa de Álvaro Gijón. Según dijo ayer fue por indicación de Subirán que le pidió que grabara ese encuentro y que buscara motivos para expulsar a Orta de la causa.

Noticias relacionadas

Sin embargo, la madame asegura que sí tenía un burdel y que fue agredida a raíz de su declaración. Los informes policiales desmienten de forma rotunda ambos extremos.

Sbert terminó en urgencias de Son Espases por el trato que recibió detenido

Este martes declaró también en el TSJB el exnúmero dos del Gurpo Cursach, Bartolomé Sbert. Relató que sufrió numerosas presiones cuando fue detenido para que incriminara a José María Rodríguez y a Cursach, tanto en los calabozos de la policía como en los del juzgado y responsabiliza de las mismas a policías del Grupo de Blanqueo.

Señala que la presión provocó que tuviera que ser llevado de urgencia a Son Espases por un ataque de ansiedad. También declararon varios testigos sobre el acoso que sufrieron por parte del testigo protegido 29, un recogevasos de Tito’s quien tiene que declarar hoy como investigado en el TSJB.