Las nuevas medidas conllevarán cierres de bares y restaurantes, así como una caída de la demanda, según las patronales. | Redacción Local

64

Las nuevas medidas aprobadas por el Govern para contener la expansión del coronavirus y que se publican este viernes en el Bulletí Oficial de les Illes Balears suponen otro golpe para el sector de la restauración, que está viviendo sus peores meses por la caída de la demanda. No se puede fumar en las terrazas y se limita el aforo al 50 % tanto en interiores como en exteriores. «No somos el foco de los brotes», aseguraron ayer los presidentes de las asociaciones de restauración de CAEB y PIMEM, Alfonso Robledo y Eugenia Cusí, respectivamente, quienes criticaron las nuevas restricciones.

«Me parece una barbaridad. Siempre nos atacan a nosotros», dijo Robledo. Por su parte, Cusí consideró que estas limitaciones «en lugar de transmitir confianza y el mensaje de que en los bares y restaurantes se cumplen las medidas, generan el efecto contrario». Ambos insistieron en que los brotes no surgen en los locales de restauración y Robledo aseguró que se trata de lugares «más seguros que los interiores de las viviendas». En este sentido, detalló que en algunos países europeos se promueven las quedadas en terrazas en lugar de en domicilios privados.

«El cierre de bares y restaurantes primero a las dos de la madrugada y desde hace unas semanas a la una se ha demostrado inefectivo», manifestó el presidente de CAEB Restauración, quien consideró que esta restricción horaria «favorece el botellón». Además, lamentó que en algunas zonas como la Platja de Palma, la policía inspecciona los locales, «algo a lo que no nos oponemos», pero «es impune a los botellones que se realizan a escasos metros».

Noticias relacionadas

Cierres

Estas nuevas medidas incidirán de forma negativa en el sector, en opinión de los empresarios. «Estas decisiones ya nos afectan, pues un cliente si no puede fumar en la terraza se toma el café en su casa», señaló Cusí. Reconoció que desde que la presidenta Francina Armengol anunciara la ampliación de las limitaciones el miércoles «muchos empresarios se han planteado cerrar».

Los presidentes de las patronales recordaron que entono a un 30 % de bares y restaurantes de Balears se verán obligados a bajar la persiana de forma permanente antes de fin de año y muchos ya adelantan su cierre temporal. «En las zonas donde cierran los hoteles, nosotros vamos detrás», aseguró Robledo, quien lamentó que la reducción de aforo del 50 % «no se traslada a pagar menos impuestos», lo que dificulta aún más la viabilidad de sus negocios.