Francina Armengol y Patricia Gómez, durante su visita al hospital Mateu Orfila. | CAIB

41

El Govern intenta reducir el número máximo de personas en encuentros familiares, actualmente en una treintena como medida de prevención a posibles contagios de la Covid-19, anunció este jueves la consellera de Salud, Patricia Gómez, durante la visita realizada al laboratorio del Hospital Mateu Orfila de Mahón.

Gómez ha explicado que el ejecutivo valora reforzar las medidas de distanciamiento social para combatir el coronavirus.

«Estamos trabajando con una nueva resolución que, probablemente, endurecerá un poco más las medidas. Se ha detectado cierta relajación en los encuentros familiares, es un hecho normal, pero tenemos que ser más precavidos que nunca y sobre todo reducir el número de personas que nos ajuntamos y mantenemos las medidas de seguridad», ha señalado.

La consellera también ha valorado los brotes que se están detectando en las islas.
«La mayoría de los 35 brotes corresponden a grupos de 3 o 4 personas, y todos miembros de un núcleo familiar. La transmisión comunitaria es baja y exceptuando alguno de los casos, en general no están relacionados con el ocio nocturno», ha remarcado.

Por otro lado, Patricia Gómez ha lanzado un mensaje de tranquilidad y asegura que la sanidad pública balear está preparada para una segunda oleada.

«Disponemos de 1000 camas para pacientes con la covid-19 y un refuerzo de 200 camas para enfermos más críticos. Se han contratado 900 personas adicionales, 240 de estas enfermeras que se dedican al rastreo de casos de contagio», ha enfatizado.

El objetivo del Govern es aumentar a 400 rastreadores, «cuando finalicen la etapa de formación».