Turistas en el aeropuerto de Palma. | Pilar Pellicer

107

El Gobierno del Reino Unido se resiste a eliminar la cuarentena, pese a la presión que realizan el Gobierno español y toda la industria turística europea y británica. El Foreign Office actualizó este lunes sus recomendaciones y aconseja evitar todo viaje no esencial a España, incluidas Baleares y Canarias, a causa de los «riesgos» que supone la situación de la pandemia de coronavirus en España. Sorprendentemente, el anuncio fue dado a conocer pocas horas después de que el embajador de Reino Unido en España, Hugh Elliot, asegurara que «hoy por hoy» la cuarentena de catorce días afectaba a todo el territorio español, pero excluyendo a ambos archipiélagos.

El Ejecutivo británico puso las cosas en su sitio e informó en un comunicado que su consejo es de carácter general: «Se fundamenta en las pruebas sobre el aumento de casos de la COVID-19 en muchas regiones, pero particularmente en Aragón, Navarra y Catalunya, que incluyen las ciudades de Zaragoza, Pamplona y Barcelona». El Gobierno británico recalca que aquellas personas que vuelvan al país desde España tendrán que entrar en cuarentena, si bien reitera que la recomendación de viaje no supone un consejo para «acortar la visita».

En su página web, el Foreign Office precisa que la recomendación cubre «todo el país», mientras que hasta ahora las Islas estaban exentas, al presentar menos incidencia del virus.

Este cambio de posición se produjo mientras el Gobierno británico y el español estaban en conversaciones para crear posibles corredores aéreos que eximieran a los viajeros procedentes de los archipiélagos cumplir una cuarentena de catorce días a su llegada al Reino Unido.

Noticias relacionadas

A la espera de que se concretara la afirmación del Foreing Office, la ministra de Industria, Turismo y Comercio, Reyes Maroto, mantuvo ayer por la mañana un encuentro en Eivissa con el Govern, Consell y sector turístico balear. Su discurso era entonces optimista. Anunció que el Gobierno español «trabaja en estrecha relación con el Gobierno británico para excluir a Balears y Canarias de esta cuarentena».

Asimismo, indicó que no trabajaba solo con el Reino Unido, sino también con el resto de países europeos: «A todos les estamos trasladando una información epidemiológica territorializada. Queremos crear espacios de transparencia y seguridad. Convivimos con el virus, pero eso no significa que no podamos viajar, aunque con prudencia».

Aquí, Maroto puso como ejemplo el éxito del plan piloto realizado en Mallorca a mediados de junio: «Se demostró que el corredor aéreo sanitario era seguro y que se aplicaron todos los protocolos anti COVID con los turistas. El éxito del plan propició que se levantara la cuarentena con Alemania y que se reiniciaran los vuelos».

La presidenta del Govern, Francina Armengol, en relación a las cuarentenas, afirmó: «Es un impedimento que se puede quitar si se hace un corredor seguro. Lo que, en muchas ocasiones, se ha visto como hándicap, ahora puede ser una oportunidad para lograr evitar la cuarentena».

Armengol recordó que el Reino Unido había excluido a las Baleares y Canarias de su recomendación de no viajar a España y que las compañías británicas mantienen sus vuelos. Remarcó que la cuarentena no estaba justificada para los turistas que vuelvan de las Islas «porque la evolución epidemiológica de los últimos catorce días demuestra que es mejor que en Reino Unido».

La presidenta agradeció a la ministra la rápida respuesta de su Ministerio y del Gobierno de España para defender la propuesta hecha desde las Baleares.

Sin embargo, la decisión del Foreing Office mandó al traste todas estas buenas intenciones de la presidenta y de la ministra. El anuncio de Londres es un duro golpe para los interereses turísticos españoles y del propio Reino Unido, ya que están en juego miles de millones de libras y de euros en una temporada marcada por la COVID-19.

Hoteles de Mallorca comienzan a recibir anulaciones de turistas del Reino Unido

El presidente de la Agrupación de Cadenas (ACH), Gabriel Llobera, y la Federación Empresarial Hotelera de Mallorca (FEHM), que preside Maria Frontera, reconocieron este lunes que «ya se están produciendo anulaciones de reservas procedentes del Reino Unido en hoteles de Mallorca y resto de Isla».

Llobera apuntó que no se pueden cuantificar «pero los vuelos procedentes del Reino Unido siguen llegando a la Isla, aunque la pregunta es saber con qué niveles de ocupación lo hacen». Tanto la ACH como la FEHM coinciden en señalar en que este tipo de medidas que se adoptan de forma unilateral «no benefician a nadie y lo único que generan es una distorsión de la propia actividad turística. Los efectos son muy negativos para toda la cadena de valor turística».