Vista de la Playa de Palma, donde no todos los establecimientos han abierto. | Click

4

Una tercera parte de los bares y restaurantes de Baleares siguen cerrados, pese a que en la última semana se ha acelerado el número de reaperturas, según un estudio con datos de la patronal de empresas de distribución a establecimientos hosteleros (Fedishoreca).

El seguimiento que realiza semanalmente el «Observatorio de la Desescalada del sector de Bares y Restaurantes en España», que maneja datos de Fedishoreca tras el cierre del sector provocado por la COVID-19, muestra que el 17 % de los cerca de 270.000 bares y restaurantes que tiene España continúa cerrado a mediados de julio.

Y añade que entre quienes han reabierto las ventas se sitúan un 8 % por debajo de las que tenían hace un año.

Entre el 5 y el 12 de julio se pasó de un 79 % de establecimientos abiertos a un 83 %, lo que refleja una desaceleración respecto al ritmo registrado hasta ahora en anteriores semanas.

La estadística muestra sensibles diferencias por comunidades autónomas, con Baleares y Madrid como las más penalizadas (67 y 74 % de reaperturas, respectivamente) y Aragón y Asturias convertidas en las que mejores cifras presentan, al haber recuperado un 89 % de los locales.

El porcentaje de ventas por regiones refleja que en todas hay caídas respecto a 2019, aunque Navarra es el caso más paradigmático, después de que hayan reabierto ocho de cada diez bares y sin embargo sus ventas bajan casi a la mitad que hace un año.
Los autores del informe han destacado el fuerte impacto en los hosteleros de las zonas «muy dependientes del turismo extranjero y con muchos hoteles, como Baleares y Benidorm, así como el centro de las ciudades de Madrid, Barcelona, Valencia y Málaga».

En este sentido, han resaltado que en Baleares todavía continúa cerrada una tercera parte de su red de establecimientos, pese a que en la última semana se aceleró el número de reaperturas.