Imagen de un avión, sobrevolando Palma. | Archivo UH

27

El aeropuerto de Palma, poco a poco, va recuperando la normalidad en cuanto a movimiento de aviones y tráfico de pasajeros. Las cifras no se pueden comparar con las del pasado año por motivos obvios, pero sí con las registradas en marzo, abril, mayo y primera quincena de junio. La nueva demanda turística, tras la apertura de fronteras y el fin de la desescalada de la crisis del coronavirus, se ha traducido en una rápida recuperación de la actividad, según datos de Enaire y AENA.

Son Sant Joan contabiliza en los doce primeros días de julio un tráfico de unos 3.000 vuelos y más de 500.000 pasajeros. A final de mes se podrá superar a la cifra de 1,2 millones, muy lejana de los más de 4 millones de julio de 2019.

Este fin de semana se ha registrado un tráfico de 974 aviones comerciales de pasajeros, frente a los 680 de Madrid-Barajas y 741 de El Prat-Barcelona. AENA resalta estas cifras para poner de manifiesto la evolución positiva de Palma y la pronta recuperación en las cifra estadísticas. Es más, ni el más optimista podía pensar que Palma superara alguna vez el tráfico de Barcelona y Madrid.

Demanda

Este incremento progresivo de operaciones desde el 1 de julio tendrá su continuidad a lo largo de julio, agosto y septiembre, siempre y cuando la actual situación de control epidemiológico se mantenga estable y no haya rebrotes de contagios de coronavirus en la Isla.

Sanidad Exterior, Govern y operadores aeroportuarios están cumplimentando a rajatabla todos los protocolos sanitarios anticoronavirus. Tras los primeros días de saturación, los refuerzos de AENA y el equipo de profesionales de Sanidad Exterior en Balears «han logrado dar la tranquilidad necesaria a pasajeros, touroperadores y residentes, en el sentido de que se cumplen los controles y que tras el ajuste de los tres primeros días de julio, ahora la situación está totalmente normalizada», indican fuentes desde AENA y del propio Govern.

La demanda procedente de los principales mercados emisores sigue creciendo, principalmente la de Alemania, Austria, Suiza, países nórdicos, Italia y Francia.

El plan piloto que se llevó a cabo en la semana del 15 al 21 de junio, con el fin de probar los protocolos anti COVID, se convirtieron en la mejor promoción de Mallorca en toda Europa. Esto explica el progresivo aumento del flujo turístico europeo a la Isla, especialmente cuando Govern, Consell y la Fundació 365 del Ajuntament de Palma han realizado todos los esfuerzos promocionales necesarios para vender en Europa que Mallorca y Palma son unos destinos seguros durante este verano.