Agentes de la Guardia Civil registran la patera encontrada esta mañana

32

Apenas 24 horas después de ponerse el punto final a 98 días de estado de alarma y arrancar la denominada ‘nueva normalidad’, una de las realidades más duras de la anterior ‘normalidad’ tomaba tierra en Ibiza. Era primera hora del día cuando un pescador que estaba faenando avistaba el desembarco de un grupo de inmigrantes en sa Punta Blanca, entre es Niu Blau y Cala Pada. Los inmigrantes echaban pie a tierra firme y dirigían rápidamente sus pasos hacia una zona boscosa, una acción que también fue advertida por algunos vecinos.

Tras recibir la alerta, la Guardia Civil activó un operativo de búsqueda por la zona, un dispositivo que movilizó a decenas de agentes por tierra, mar y aire. Así, los trabajos de búsqueda sobre el terreno realizado por los agentes con la colaboración de la Policía Local de Santa Eulària, contaron con el apoyo aéreo del helicóptero ‘Cuco’ de la Guardia Civil, que sobrevoló la zona durante buena parte de la mañana.

Mientras en tierra los agentes iban interceptando y deteniendo a los cuatro primeros integrantes del grupo de inmigrantes desembarcado, los efectivos del Grupo Especial de Actividades subacuáticas (GEAS) de la Guardia Civil procedía a remolcar la embarcación hasta el puerto de Ibiza.

Once detenidos

A media mañana la cifra de detenidos se elevaba a ocho. Mientras, en el puerto de Ibiza, los agentes especializados tomaban muestras fotográficas y recababan pruebas en el interior de la embarcación de unos cuatro metros de eslora. En su interior permanecían los chalecos salvavidas, botellas de agua, algunas prendas de vestir y dos bidones de combustible. A última hora de la noche la Guardia Civil localizó a otros tres inmigrantes, elevando la cifra de detenidos a once.

Según informaron desde la Delegación del Gobierno, en la actual situación de crisis sanitaria las autoridades aplican un protocolo de actuación derivado del Covid-19. Así, a los inmigrantes interceptados se les tomó la temperatura, se les suministró mascarillas y estaba previsto realizarles un test PCR para clarificar su estado de salud.

Las mismas fuentes detallaron que como los Centros de Internamiento de Extranjería (CIEs) fueron cerrados tras la explosión de la pandemia, los inmigrantes serán puestos en libertad.

No obstante, a los ochos hombres interceptados se les incoará sendos expedientes de devolución a su país de origen. Mientras tanto, su situación fue trasladada a las ONGs que forman parte de la Xarxa per a la inclusió social, organizaciones que se harán cargo de estos hombres, siete de nacionalidad argelina y un marroquí. Uno de ellos alegó ser menor de edad. Ayer por la tarde el dispositivo de búsqueda continuaba activo y no se descartaban nuevas detenciones.

Tres embarcaciones en 2020

Con la embarcación arribada ayer a la costa de Santa Eulària ya son tres las barcas llegadas a Ibiza en lo que va de 2020, un año marcado por los tres meses de estado de alarma decretado por la crisis del coronavirus.

En el primer episodio la Guardia Civil interceptó a un total de once hombres que desembarcaron en es Cubells. Era el 2 de enero y procedían de Argelia. Otra se interceptó en Cala Tarida, con dos ocupantes. Seis meses después, el buen tiempo ha reabierto una ruta que la semana pasada ya trajo dos embarcaciones hasta las costas de Mallorca.

El año pasado las Pitiusas registraron una cifra récord con la llegada de 320 inmigrantes en 24 pateras.