Álvaro Gijón, en el TSJB, momentos antes de su declaración. | Alejandro Sepúlveda

Álvaro Gijón, su padre y su hermano relataron este miércoles al magistrado del TSJB, Carlos Gómez, la «indefensión brutal» de la familia durante los tres años en los que fueron investigados por el juez Penalva, el fiscal Subirán y los agentes de Blanqueo por el caso ORA. Con esta causa archivada para siempre y con Gijón fuera del resto de derivadas del ‘caso Cursach’, los tres testificaron este miércoles en la investigación contra el juez y el fiscal en la que está encima de la mesa la posible detención ilegal de los padres y el hermano del antiguo concejal del Partido Popular.

Gijón reafirmó la declaración que ya hizo en policía en la que puso de manifiesto obstáculos como la supuesta orden dada por Penalva al Ajuntament de Palma para que no le facilitaran documentación. Recordó cómo se acumulaban acusaciones en su contra como su asistencia a prostíbulos, el cobro de sobornos millonarios o maniobras para controlar a la policía: «La sensación de indefensión es imposible de explicar: si pedía una prueba de drogas, decían que no; si pedía que le dijeran los lugares en los que estuvo, le decían que no; si pedía los listados de móvil, le decían que no y así con todo».

También aludió a que la detención de su padre y su hermano se produjo un martes, justo un día que había pleno del Parlament y sospecha que se hizo así para intentar forzar su dimisión y que perdiera el aforamiento que entonces tenía.

Otro de los episodios a los que se aludió en su declaración fue la imputación de una tía suya de Granada. Los testigos de ayer incidieron en que los agentes de Blanqueo tenían un correo electrónico que descartaba cualquier blanqueo de capitales y que ese documento se obvió. En la jornada de este miércoles declaró otra veintena de testigos. Entre ellos algunos protegidos. Una de ellas reafirmó que lo que constaba en su declaración, en la que supuestamente identificaba a Gijón en una orgía, era falso.

Noticias relacionadas

En la sesión de este miércoles también se abrió el melón en torno a la declaración de la madame, que está citada para este jueves. Comparecieron dos testigos que también insistieron en irregularidades en la declaraciones policiales en las que hablaban del supuesto piso de alterne. Señalan ahora que lo que consta en esas declaraciones no es cierto y que no corresponde con lo que manifestaron a la policía, además de negar orgías y fiestas con menores.

Una funcionaria reafirma que cobró 500 euros de parte de Cursach

Dos de las testigos propuestas por el Ministerio Fiscal dieron versiones opuestas sobre una declaración clave.

Una funcionaria confirmó que en el juzgado dijo que había cobrado 500 euros de parte de Bartolomé Cursach. Su hermana, la abogada que la asistió, dijo que ese reconocimiento estuvo precedido de presiones.