La Comissió Balear de Medi Ambient se opone a cualquier obra que abra la puerta a ampliar la capacidad aérea. | T. Ayuga

11

El informe técnico de la Comissió Balear de Medi Ambient propone informar desfavorablemente al proyecto de ampliación y remodelación del área terminal del aeropuerto de Palma, reformulado por AENA. El comité del organismo presidido por Antoni Alorda se reunirá mañana para su votación, si bien la última palabra la tiene el Ministerio para la Transición Ecológica ya que el informe autonómico no es vinculante.

El informe reitera su propuesta del pasado mes de septiembre de «instar al Ministerio a no autorizar ningún proyecto que suponga un incremento de la capacidad declarada, vuelos y pasajeros, teniendo en cuenta la situación de emergencia climática global y la incidencia de la aviación en la emisión de gases de efecto invernadero».

Después de que en febrero de este año se retirara de la orden del día la votación del informe ambiental del proyecto de AENA a petición del ente aeroportuario, que se comprometió a reformularlo, el pasado 22 de mayo entregó el nuevo documento. Sin embargo, tampoco va a obtener el visto bueno de la Comissió Balear de Medi Ambient de acuerdo con la propuesta técnica.

El organismo autonómico insiste en su rechazo a cualquier posibilidad de que las obras que quiere ejecutar AENA en Son Sant Joan conlleven un aumento de la capacidad aérea, es decir, abrir la posibilidad a que lleguen más aviones y pasajeros a la Isla. Si bien el informe recoge que el proyecto reformulado «afirma que no supone la modificación de la capacidad declarada, sino que su objetivo es modernizar las infraestructuras adaptándolas a los nuevos requisitos de la normativa de la seguridad europea», Medi Ambient considera que el documento presentado por AENA «debería garantizar que el proyecto se adecua a su objetivo y no sea instrumento para aumentar la capacidad del aeropuerto».

Un proyecto que busca aumentar los niveles de calidad

El informe técnico de la Comissió Balear de Medi Ambient pone de manifiesto que el proyecto de AENA se realiza para adaptar el aeropuerto a niveles de calidad de servicio y requisitos normativos de carácter internacional en materia de seguridad como son máquinas de rayos X, Scanners y los EDS3; y que, una vez se confirme que se mantiene la capacidad declarada del aeropuerto, «se mitigan la mayoría de afecciones medioambientales».