Una mujer asiste a hacer una visita a una residencia. | Efe

6

La detección de once casos positivos de coronavirus en Palma en un mismo núcleo familiar ha sido descartado como brote de la enfermedad. Lo dijo este domingo la presidenta del Govern, Francina Armengol, y lo ha aclarado el portavoz del comité autonómico de gestión del coronavirus, Javier Arranz, quien sostiene que hay diferencias entre estos dos conceptos desde el punto de vista de control de enfermedades.

«Para nosotros un rebrote sería un aumento de la transmisión mantenida a nivel de nuestra comunidad, en diferentes sitios y sin un patrón muy claro. Es decir, muchos casos, porque hay mucha transmisión. En este momento, no es el caso», ha asegurado el doctor.

El contagio de Son Gotleu es lo que denominan «un contagio en un cluster familiar, en un grupo de personas que están muy cerca y se contagia. No son personas que se hayan ido infectando de manera abundante y en muchos sitios». Arranz ha asegurado que es más fácil controlar y estar encima, desde el control de enfermedades, de un contagio como éste, que en un brote.

Contagios como éste, ha asegurado, se volverán a producir y a detectar porque la COVID-19 sigue circulando, aunque a una intensidad más baja. Y ha pedido prudencia, porque «está claro que la situación se complica cuando los círculos son más amplios y sí nos podemos encontrar con repuntes o rebrotes. La situación de ahora no es alarmante».