Una vista de Magaluf. | Efe

23

El plan turístico del Consell de Mallorca (el Pla d’Intervenció en Àmbits Turístics o PIAT) incluirá en su redactado un nuevo artículo que pretende dejar negro sobre blanco la eliminación progresiva de hasta 120.000 plazas. De esta manera, y teniendo en cuenta que Mallorca dispone en la actualidad de cerca de 430.000, el techo de plazas turísticas de la Isla bajará progresivamente hasta quedar en unas 310.000.

Las 120.000 plazas mencionadas se concedieron al amparo de la Ley de Turismo de 2012, la ‘ley Delgado’. Cuando la izquierda la reformó, en 2017, ya señaló que estas plazas se acabarían eliminando por la vía de la amortización. La primera versión del PIAT, aprobada en 2018, recogía esta idea, pero la izquierda entiende que aquel redactado podría dar lugar a interpretaciones dispares y ahora ha pactado añadir un artículo y modificar otro con el fin de explicitar que aquellas 120.000 no volverán a ponerse al mercado y que «el número real de plazas existente en cada momento» es el que resulta de restar las que se vayan amortizando a las 430.000 iniciales.

Estas plazas se amortizarán a medida que los establecimientos, sean hoteles o viviendas vacacionales, prescindan de ellas por el motivo que sea. De hecho, el verano pasado cerca de 5.500 ya se habían dado de baja.

Unas 90.000 de las 120.000 plazas obtenidas al amparo de la ‘ley Delgado’ fueron a parar al alquiler de viviendas vacacionales y se estima que los establecimientos hoteleros únicamente se quedaron con 25.000 del total.

«Decrecimiento»

Los partidos de izquierda también han acordado introducir el concepto de «decrecimiento» en el nuevo redactado. Esta palabra se añade a otro artículo ya existente y, según los ponentes, viene a reafirmar la idea de que se eliminarán plazas.

Asimismo, la versión definitiva del PIAT establecerá que en las zonas maduras no se podrá dar ninguna de las 30.000 plazas turísticas actualmente disponibles en la bolsa, tal y como prescribió la Comissió de Medi Ambient al tramitar el estudio de impacto ambiental. Las zonas maduras son Platja de Palma, s’Arenal, Palmanova, Magaluf, Santa Ponça, Cales de Mallorca y Cala Millor.

La Comissió de Medi Ambient también instaba al Consell a no agotar las 43.000 plazas que forman la bolsa (de las cuales solo 30.000 están disponibles, ya que hay 13.000 ‘congeladas).

El Consell aprobó el Pla d’Intervenció en Àmbits Turtístics de forma inicial en julio de 2018. Para que no decayera, debía aprobarlo definitivamente antes de dos años.