Fotografía de archivo del exministro José Manuel García-Margallo. | J.J. Guilln

31

El exministro de Asuntos Exteriores y diputado en el Parlamento Europeo José Manuel García-Margallo participó este martes en un coloquio por videoconferencia con la también eurodiputada del PP Rosa Estaràs organizado por el Cercle d’Economia. Ambos políticos abordaron la actual situación de España y Europa.

En una conversación telefónica previa, García-Margallo considera que en esta ocasión «la UE ha sido más ágil que en la crisis de 2008, es cierto que Lagarde empezó con ciertas dudas, pero acabó reaccionando rápido ante la crisis del coronavirus, ahora se permite que en los países más castigados –Italia y España– no se hayan disparado los costes de financiación y que se hayan levantado los límites de déficit con ayudas para empresas, trabajadores y el propio Estado. Lo importante es que el dinero se gaste en lo previsto».

Respecto a la recuperación, el político conservador asegura que «se financiará con obligaciones europeas, la deuda se ha mutualizado y la UE responderá por ella. Está por determinar si será mediante la fórmula de préstamos o transferencias; Europa lo está haciendo bien». No obstante, quiso precisar que «el Gobierno español cometió un error al no querer involucrarse en el eje franco-alemán, un espacio que puede acabar ocupando Polonia; debemos reaccionar pronto».

«Sin Europa no nos salvamos de ésta», asegura García-Margallo, el cual destacó los incumplimientos del Gobierno respecto a las reformas pendientes para mejorar la productividad; por eso otros países han podido dar más y mejores ayudas. El equipo de Pedro Sánchez es un maestro en construir un relato, pero difumina las responsabilidades».

Del efecto de esta crisis en el turismo –industria básica para la economía balear–, el exministro de Exteriores destacó que «imponer la cuarentena a los visitantes fue una metedura de pata gratuita por innecesaria. El Gobierno se negó a aceptar la gravedad de la epidemia y luego ya llegó tarde», precisando a continuación, respecto a la imagen exterior de España como destino turístico, que «habrá que hacer un esfuerzo enorme para levantar la imagen, aunque no hay duda de que no se podrá recuperar todo lo perdido».

El próximo reto

García-Margallo considera un error mantener la unidad monetaria «sin avanzar en la unidad bancaria y fiscal» en el seno de la Unión Europea, un proyecto que, desde su punto de vista, «es imposible que desaparezca por la interdependencia económica de sus estados miembros, frente a China y Estados Unidos es la única fórmula para sobrevivir».

Desde su punto de vista, «el sentimiento europeo ha crecido de la mano de los populistas, que alientan el miedo, que está claro que la solución a los problemas actuales es siempre más Europa». Por último, en las circunstancias actuales no descartó «un Brexit duro» a final de año.