Cristina Cabalín recogía las bolas de los parques para guardarlas por seguridad. | Pilar Pellicer

39

«No nos tienen en cuenta en ninguna fase». Los chiquiparks no pueden más: Llevan dos meses cerrados, como el resto del mundo, pero no tienen ni idea de cuándo volverán a abrir y si será con piscinas de bolas, ganchitos, piñatas y fiestas de cumpleaños o de qué manera.

34 de estos establecimientos de Palma trabajan para formar una asociación que defienda sus intereses. Una de sus impulsoras, Cristina Cabalín, explica que los propietarios de parques infantiles se sienten como unos «grandes conocidos, porque quién no ha ido nunca a un chikipark, pero estamos olvidados». La principal incertidumbre es que, por el momento no se les contempla en ninguna fase de la desescalada. «No sabemos si tendremos que esperar a la ‘nueva normalidad’ en el mes de junio o si será cuando puedan abrir los colegios en septiembre», explica Cabalín. Ignoran si su situación es similar a la de los establecimientos de hostelería o a guarderías y otros centros con menores.

«Son muchos meses con cero ingresos y con mucha incertidumbre. No nos podemos organizar», señalan. Algunos de los establecimientos que cerraron en marzo ya no volverán a abrir y el resto reclama claridad para saber si podrán aguantar: «Tomaremos todas las medidas que sean necesarias. Si podemos abrir queremos que los papás y las mamás estén tranquilos, que confíen en nosotros porque ya saben que trabajamos bien y con todo el cuidado. Además estamos trabajando en cómo abrir». Cavalín, por ejemplo retiraba ayer las pelotas de la piscina de bolas de su establecimiento.

Aforo

Noticias relacionadas

«Sí podremos reducir el aforo, pero no impedir que los niños se toquen entre sí», comenta. Otra de las medidas que plantean es desinfectar las instalaciones entre cada uno de los cumpleaños, y de ahí la retirada de las bolas de la piscina: «No podríamos limpiarlas y es muy costoso desinfectarlas una a una. Pero el resto de intalaciones, como el rocódromo o las colchonetas sí que se pueden limpiar de forma sencilla». En cualquier caso, el colectivo está abierto a otras medidas como limitar el acceso a padres y madres de los niños invitados. «Sabemos que hay muchos más gremios afectados, pero nos tenemos que hacernos valer».

Más de 300 locales unidos de toda España

Los propietarios de los parques infantiles de Palma se comenzaron a organizar a través de mensajes telefónicos cuando se produjo el confinamiento. En paralelo, a través de Facebook han extendido la iniciativa y el grupo de parques infantiles de España ya reúne a más de 300 locales de estas características dedicados a las fiestas infantiles y, sobre todo a la celebración de cumpleaños.