La presencia de quina y genciana en el palo mallorquín le da supuestos efectos medicinales. | Redacción Local

44

La Sociedad Balear de Medicina Familiar y Comunitaria ha asegurado este lunes que «no es evidente» que el consumo del licor palo mallorquín sea efectivo en el tratamiento de la COVID-19.

En una nota de prensa, han asegurado que beber este licor tampoco tiene efectos beneficiosos para la prevención de la enfermedad. Además, han alertado del «perjuicio para la salud del consumo de alcohol».

Ante las informaciones surgidas, la Sociedad de Medicina Familiar ha explicado que en el supuesto de que tuviese un efecto preventivo para la infección por coronavirus, «se tendría que tomar una cantidad excesiva».

Noticias relacionadas

En consecuencia, han subrayado que este consumo alto aumentaría los riesgos para el sistema inmunitario por su alto contenido en azúcares y alcohol.