La veintena de mallorquines celebreron este miércoles la noticia en una de las cubiertas del buque que da la vuelta al mundo. | T.S.

8

El capitán del crucero Costa Deliziosa comunicó este miércoles de forma oficial que el Gobierno español había autorizado el desembarco de todos los españoles a bordo del buque que realiza la vuelta al mundo, en el que se encuentran una veintena de mallorquines desde el pasado 11 de enero, fecha en la que partió el barco de la naviera Costa Cruceros desde Barcelona.

«Estamos muy satisfechos porque las negociaciones han fructificado. Estamos por aguas maltesas y nos han anulado la escala técnica que teníamos programada. El capitán nos ha informado de que nos dirigíamos hacia Barcelona, lo cual ha supuesto un gran alivio», señalaba a bordo la mallorquina Toñi Segado.

La travesía del crucero finaliza el próximo día 26 y tenía como punto de llegada de Venecia. Los casi 200 españoles que están realizando la travesía mostraron su disconformidad al capitán del Costa Deliziosa por entender que en la actual pandemia del coronavirus no procedía desembarcar en este puerto italiano, más aún cuando todo el país está confinado para evitar la expansión del COVID-19.

La preocupación de los mallorquines y del resto de españoles ha estado motivada porque las restriciones actuales impiden los vuelos entre Italia y España.

Costa Crucero ha estado negociando durante toda la última semana con responsables de la Administración española para poder buscar una solución para los pasajeros afectados. Al final, se ha acordado por ambas partes el desembarco en Barcelona.

Familiares de los mallorquines a bordo del buque mostraron su satisfacción «porque es la única solución lógica y viable en la actual coyuntura».

Todos los pasajeros españoles destacan, según Segado, el buen trato recibido durante todo el crucero, pero «más aún cuando surgió en plena travesía los problemas del coronavirus en Europa, de ahí que se adoptaron todo tipo de precauciones».