Los hoteleros de la Platja de Palma ya han anunciado que sin incentivos fiscales por parte del Govern, Consell y Ajuntament no abrirán. | T. Ayuga

174

Las empresas hoteleras que operan en Mallorca, Menorca, Ibiza y Formentera han decidido no abrir más de la mitad de su oferta de alojamiento este verano, porcentaje que se incrementará en función de cómo evolucionen los acontecimientos en el próximo mes y medio derivados de la crisis del COVID-19 en los mercados emisores turísticos extranjeros.

La Agrupación de Cadenas Hoteleras (ACH) de Balears, que preside Gabriel Llobera, se muestra más pesimista ante la actual coyuntura: «Se plantean dos escenarios, pero el más negativo es que hay cadenas hoteleras que ya han tomado la decisión de no abrir en 2020 ninguno de sus establecimientos en las Islas, por la caída en picado de la demanda vacacional y las previsiones negativas respecto al mercado alemán y británico», señala Llobera.

El escenario más optimista que plantea la asociación es abrir el 1 de julio o el 1 de septiembre. También es cierto que habrá alguna cadena que abrirá uno, dos o tres hoteles «pero está claro que habrá que juntar clientes de varias zonas para llenarlos, circunstancia que dependerá si el touroperador lo acepta y el potencial cliente está dispuesto».

Añade que muchas empresas ya dan por perdido el año y «se están adoptando decisiones estratégicas para garantizar la viabilidad de las empresas y el trabajo a los empleados».

Llobera señala que el objetivo ante un año tan complicado y sin turistas «es mantener la liquidez que tenemos en estos momentos, no ponerla en peligro y poder operar en la temporada 2021 con normalidad, ya que en caso de abrir uno, dos o tres meses nadie asegura que los hoteles tengan la ocupación mínima para no entrar en pérdidas».
Las empresas ya han comunicado a los trabajadores y sindicatos esta postura.

Noticias relacionadas

Mercados

El principal problema radica en estos momentos en que los niveles de confianza en el mercado británico y alemán están en mínimos.

«Los últimos estudios, entre ellos los de Exceltur, reflejan que en el Reino Unido más del 58 % tiene miedo a contagiarse de vacaciones y en el Alemania es del 40 %. La actual crisis del coronavirus ha cambiado los hábitos de los clientes, aerolíneas y touroperadores. Es por ello, que damos por perdido este año los dos principales mercados emisores», afirma el presidente de la ACH.

Las aerolíneas españolas y extranjeras tienen en estos momentos en tierra el 98 y hasta el 100 % de su flota porque no hay demanda por las restricciones existentes y confinamientos decretados en todos los países de la Unión Europea.

La previsión es que todas las compañías aéreas reduzcan su flota, frecuencias y rutas. La ACH puntualiza que «no hay ningún indicio de que esto cambio ni a corto ni a medio plazo».