Manuel Noves, presidente del Club de Petanca de s'Indioteria. | ALEJANDRO SEPULVEDA

9

Manuel Noves, presidente del club de petanca de sa Indioteria, reclama el local municipal okupado en el parque Bartomeu Verd. Las pistas para jugar a petanca están justo delante de «la caseta», como la llama él. Antes de que se decretara el estado de alarma entrenaban allí cada tarde.

Noves, de 72 años, preside el club desde 1985 y recuerda que el Ajuntament le dio una caseta anterior en 2004. «Yo he pasado por todos. La Cirer, Aina Calvo, el regidor Baldomero, de Unió Mallorquina... y la última con la que hablé fue Susanna Moll», comenta.

El presidente, jubilado de 72 años, nunca ha querido mezclar la petanca con la política. «Un momento», dice cuando suena en su teléfono móvil el himno del Real Madrid. Noves no permitió que ningún político utilizara las instalaciones en campaña.

«Hicieron el polideportivo Antoni Pizà en 2004 y me dieron la caseta anterior, que estaba justo enfrente del pabellón. Me dijeron que no tenían dinero y yo me gasté un millón y medio de pesetas para arreglar las pistas. Allí estuvimos la mar de bien».

Noticias relacionadas

Diez años más tarde, cuando construyeron los chalets adosados, derribaron esa caseta y construyeron el local que una pareja con un hijo pequeño ha okupado durante la semana del 16 al 22 de marzo en pleno estado de alarma. «Tenían que tirar mi caseta para acceder a las viviendas y entonces llegamos a un acuerdo con el Ajuntament de Palma. Me tiraban la caseta y me hacían una nueva al lado de las pistas».

Manuel Noves, que vive en sa Indioteria desde hace 50 años, asegura que esa caseta «está hecha para el club de petanca de sa Indioteria» y lamenta que se haya okupado. «La culpa es de los políticos. En febrero me dijeron que iban a dar las llaves a Parcs i Jardins porque la regiduría de Deportes no se hacía cargo al estar en un parque». El local está perfectamente acondicionado para vivir con luz y agua. «Tengo los planos. Hay un salón para las meriendas, una barra pequeña de bar, cocina, un baño grande unisex y un despacho». Los jugadores de petanca seguirán entrenando allí aunque estén los okupas. Noves lo tiene claro.

La preocupación de los vecinos

Trece vecinos de sa Indioteria han denunciado a la pareja de okupas por usurpación de inmueble, defraudación de fluido eléctrico y daños. Los residentes se sienten inseguros ante la presencia de los okupas y también preocupados por las condiciones en las que puedan estar viviendo con su hijo menor de edad. En la denuncia piden al Ajuntament de Palma y a los Servicios Sociales que actúen y se hagan cargo de esta familia.