La Guardia Civil, durante los controles a pie de pista en el aeropuerto de Ibiza. | Redacción Ibiza

5

La Guardia Civil impidió el domingo por la tarde que tres pasajeros, dos de ellos extranjeros, entraran en Ibiza. Según informaron desde la delegación de Gobierno, las tres personas viajaban por separado en el mismo vuelo procedente de Barcelona.

Tras aterrizar en el aeropuerto de Ibiza, y durante el control de justificación del pasaje con motivo del estado de alarma por el brote de coronavirus, los agentes detectaron a los pasajeros. Estas personas, que no eran residentes, no pudieron justificar el motivo de su viaje a la isla y se les propuso para sanción por desobediencia. Más tarde, embarcaron de regreso a Barcelona.

Los agentes de la Guardia Civil continúan con los controles en puertos, aeropuertos y carreteras, donde el tráfico se ha reducido de forma drástica.