Imagen del interior del Palacio de Congresos de Palma, donde ayer empezaron los trabajos de acondicionamiento por si resulta necesario su uso para hacer frente a la pandemia. | Miquel A.Cañellas

7

El Govern busca hoteles para que el personal sanitario que quiera evitar riesgo de contagio a sus familiares tenga donde alojarse. Por ahora se hacen gestiones y visitas a establecimientos que han sido declarados como servicios esenciales en las disposiciones adicionales del Real Decreto. El personal que atiende a los enfermos es uno de los colectivos que se han visto más afectados por los contagios. Según los datos facilitados este martes por la Conselleria de Salut ya hay 175 sanitarios que han dado positivo en coronavirus en las distintas pruebas y 389 permanecen en vigilancia activa por si presentan síntomas de la enfermedad. Esta cifra supone que de cada centenar de casos positivos confirmados en Balears, 18 son de personal médico.

Del mismo modo ayer comenzó el traslado de pacientes desde el hospital de Son Llàtzer al hotel medicalizado Meliá Palma Bay. Son los primeros casos positivos que ocupan las 35 habitaciones y todos ellos son enfermos leves o asintomáticos. También se trasladará a pacientes que no dispongan de domicilio o aquellos que en su residencia habitual no puedan llevar a cabo un asilamiento sin poner en riesgo a personas vulnerables. Además de este traslado han comenzado también los trabajos para convertir en un hospital de campaña la sala de exposiciones del Palacio de Congresos. Esta instalación tiene 6.000 metros cuadrados y se está adecuando para poder atender a los pacientes de mayor gravedad en previsión de que la evolución de casos desborde las capacidades que tienen los hospitales de Balears, de manera similar a la instalación realizada en Madrid en Ifema.

De esta forma los pacientes más leves quedarían alojados en el hotel y el personal médico podría manejar estos casos de forma conjunta que los del hospital de campaña. Las instalaciones del hotel ya se acondicionaron la semana pasada como centro sanitario y tiene una capacidad máxima de 250 camas en ocho plantas diferentes.

Los traslados continuarán de forma progresiva en los próximos días según las necesidades de cada uno de los centros hospitalarios. El IB-Salut prepara la conversión de otros dos hoteles de Mallorca para poder acoger enfermos.