Bartomeu Barceló Quetgles ‘Tolo Güell’, impulsor de la célebre marcha 'Des Güell a Lluc a Peu'. | Joan Torres

71

Bartomeu Barceló Quetgles ‘Tolo Güell’ (Palma, 1941) ha muerto este viernes después de una larga enfermedad. Ingresado desde hace dos meses en el Hospital Joan March, ha fallecido en compañía de su familia.

En cumplimiento de las normas derivadas del estado de alarma, el funeral y el entierro tendrán lugar en la más estricta intimidad. Una vez superada esta situación, el Grup Güell convocará un funeral público.

'Tolo Güell' fue el impulsor de la célebre marcha 'Des Güell a Lluc a Peu' que se inició en 1974 y que sigue vigente cada verano con la tradicional salida desde la calle Aragón, enfrente de donde se encontraba el célebre 'Bar Güell'. Fue allí donde nació Tolo y donde, a lo largo de décadas, se celebraron tertulias, celebraciones y todo tipo de encuentros populares.

Se da la circunstancia de que Tolo sólo realizó la caminata completa a pie en una ocasión, cuando el Mallorca subió a Primera en 1984. Eso es, al menos, lo que él decía, porque siempre se le vio recorrer el trayecto con su célebre 'Vespa'.

Mallorquinista acérrimo, Tolo fue una persona muy popular, lleno de entusiasmo y dinamismo. «Cuando nació, rompieron el molde, porque no hay otro como él», escribió en una ocasión nuestro compañero Pep Roig al entrevistarle.

Personaje carismático y emprendedor, hizo sus pinitos políticos. Militó en la Unió Autonomista, Unión de Centro Democrático y Alianza Popular. También ejerció como directivo de las federaciones de pesca, dardos y 'tir con fona’; del patronato de baloncesto y de otras entidades deportivas, culturales y ciudadanas.

‘Tolo Güell’ recibió numerosos reconocimientos a lo largo de su trayectoria. El Govern balear honró su aportación a la cultura, y la Unión de Periodistas de España hizo lo propio al otorgarle en 1984 el Trofeo Extraordinario a la Dedicación Deportiva. Con la muerte de 'Tolo Güell' desaparece uno de los dinamizadores culturales más relevantes del pasado reciente de Balearse en un momento en el que, tras un periodo de letargo, vuelven a resurgir las iniciativas populares.