Escarrer advierte a Sánchez que revisar la reforma laboral afectará al empleo turístico

| Madrid |

Valorar:
preload
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en la inauguración del Foro de Exceltur, antes de partir a Davos. De izquierda a derecha, Luis Gallego, Reyes Maroto, el presidente Sánchez, Gabriel Escarrer Jaume y el presidente de la OMT, Zurab Pololikashvili, en la inuguración.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en la inauguración del Foro de Exceltur, antes de partir a Davos. De izquierda a derecha, Luis Gallego, Reyes Maroto, el presidente Sánchez, Gabriel Escarrer Jaume y el presidente de la OMT, Zurab Pololikashvili, en la inuguración.

Juan Luis Ruiz Collado

Primer acto oficial del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, que sirvió este martes al lobby Exceltur, que preside Gabriel Escarrer Jaume, para mostrarle su oposición a revertir la reforma laboral y subir el salario mínimo interprofesional «porque podrían tener consecuencias muy graves para el empleo turístico en un momento de desaceleración de la economía en general y del turismo en particular».

La inauguración del X Foro de Exceltur permitió poner de manifiesto la pugna entre el Gobierno y la industria turística en unos momentos marcados por la competencia de los destinos del Mediterráneo oriental y la falta de «una política turística de Estado, la cual no se aborda de forma ambiciosa hace cerca de 20 años», apuntó Escarrer.

Hecha la crítica y la advertencia, el presidente del lobby agradeció a Sánchez su presencia así como que volviera a confiar en Reyes Maroto y Bel Oliver como ministra y secretaria de Estado de Turismo, respectivamente.

Compromiso del Gobierno

El presidente del Gobierno no entró en analizar estas críticas y sí en manifestar su voluntad política para dialogar y «aprovechar el liderazgo turístico para aprovechar sus fortalezas en la economía española».

Sánchez mostró la total predisposición del Gobierno por apostar por esta industria «porque es vital para crear empleo y riqueza». Pidió, por ello, «diálogo» para ser «más fuertes y estar más unidos».

Valoró la apuesta empresarial por la renovación de la oferta, los proyectos de desestacionalización y la apuesta por la diversificación para ser más competitivos. «Será un orgullo trabajar con vosotros», afirmó.

Escarrer, por su parte, mostró al Gobierno la hoja de ruta a seguir para vertebrar la política turística de Estado: «Hay que impulsar un nuevo plan estratégico de refuerzo de la competitividad del turismo, así como potenciar la capacidad de gestión y los hoy exiguos recursos humanos y presupuestarios de la Secretaría de Estado de Turismo».

Pidió un nuevo plan renove de estímulo a la renovación del litoral español «con visión a largo plazo, corregir la endémica falta de financiación de los municipios turísticos con «una nueva Ley de haciendas locales basadas en la suficiencia y la competencia». Y tanto Escarrer como Sánchez coincidieron en sus intervenciones en un mayor control de las viviendas de uso turístico no regladas. «Hay que evitar el fraude y controlar esta oferta de alojamiento ilegal», apuntó el presidente del Gobierno. Sánchez abogó, asimismo, por la formación dual, defender a las camareras de piso y paliar la baja productividad con «empleo digno y con diálogo social». Anunció, además, que se incentivará la digitalización y la sostenibilidad.

El grupo Jet2, contra el turismo de excesos

El CEO del grupo turístico británico Jet2, Steve Heapy, se mostró partidario de erradicar el turismo de excesos «porque perjudica a la gente que quiere ir de vacaciones a un destino. Los borrachos molestan».

Heapy mostró su apoyo a los destinos turísticos españoles pese a opera con otros destinos del norte de África. «Nos tendrán que echar a patadas, ya que España representa el 60 % de nuestro volumen de negocio», afirmó.