Previous Next
13

Este lunes, 25 de noviembre, Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, no sólo es necesario recordar a las que faltan, sino a las valientes que se han aventurado a denunciar. El sistema de Seguimiento Integral en los casos de Violencia de Género (VioGén) del Ministerio del Interior cifra las víctimas de Baleares en 22.053 mujeres en su última actualización, a 30 de septiembre de 2019.

El sistema distingue a las víctimas de los casos, pues aunque es similar, una misma mujer puede ser víctima a lo largo del tiempo de más de un agresor. Así pues, el Ministerio ha contabilizado 24.301 casos en Baleares, de los que 21.631 están inactivos, es decir, por determinadas circunstancias, como puede ser que el agresor esté en prisión, se considera que no es precisa la atención policial aunque pueda reactivarse en cualquier momento.

Por otra parte, en esta comunidad hay 2.670 casos activos que son objeto de atención policial, cuyo nivel de riesgo varía según el momento y las circunstancias que lo rodeen y va evolucionando en el transcurso del tiempo.

Noticias relacionadas

De los casos en vigilancia activa hay 1.500 mujeres entre las que no se aprecia riesgo, es decir, tienen un revisión de nivel cada tres meses y, si se considera necesario, medidas policiales de protección. Por otra parte, hay 900 casos considerados de bajo riesgo, 251 con una alerta media y 19 mujeres con un riesgo alto de agresión por violencia de género.

Hasta tres cuerpos de seguridad diferentes velan por el bienestar de las denunciantes. La labor de coordinación entre ellos la lleva, desde el pasado 4 de noviembre, Julia Vázquez, recientemente nombrada jefa de la Unidad de Coordinación contra la Violencia sobre la Mujer de la Delegación del Gobierno. «Resolvemos los posibles conflictos que pueda haber y sobre todo trabajamos para que no se produzcan despistes, que no se pase ningún caso», explica.

La Ley Orgánica de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad establece la competencia territorial de cada uno. La Policía Nacional controla las ciudades y cuenta con las Unidades de Atención a la Familia y Mujer (UFAM). El resto del territorio lo lleva la Guardia Civil y su Equipo de Mujer-Menor (EMUME). Por otro lado, la Policía Local atiende los casos que les denuncian expresamente a ellos. Sólo en Palma el cuerpo Nacional lleva unos 850 casos y el Local, unos 250.

Aunque la seguridad de las víctimas está cubierta, la plantilla debe reforzarse. «Llevamos mucho tiempo sin reponer», reconoce el delegado de Gobierno en funciones, Ramon Morey, quien espera que la oferta de empleo de 2018 permita hacer nuevas incorporaciones.