0

Un tribunal de Frankfurt ha iniciado un procedimiento de protección para los inversores de Cóndor, filial del gigante británico turístico Thomas Cook, que podría permitir la reestructuración de la aerolínea y evitar que se declare insolvente.

Thomas Cook, el touroperador más antiguo del mundo, se declaró en quiebra el pasado lunes, lo que ha provocado la lucha por la supervivencia de muchas de sus filiales.

El Gobierno alemán garantizó este martes un préstamo de 380 millones de euros para que Cóndor pudiera seguir operando y garantizar los puestos de trabajos.

La filial de touroperación en Alemania de Thomas Cook, por su parte, sí se ha declarado en suspensión de pagos, por lo que será su aseguradora, Zurich Insurance, quien asuma los gastos de alojamiento, repatriación y compensación de los turistas.