Logotipo del operador turístico británico Thomas Cook. | ANDY RAIN - STF - EFE - EPA FILE

3

La quiebra de Thomas Cook deja a 600.000 turistas repartidos por distintos puntos del mundo a la espera de ser repatriados.

El Gobierno británico ha dispuesto que se inicie un programa de repatriación durante las próximas dos semanas, que comenzará este lunes y durará hasta el próximo 6 de octubre a fin de devolver a los turistas de este país al Reino Unido.

«Debido al número sin precedentes de clientes británicos que actualmente se encuentran de vacaciones y que han resultado afectados por la situación, la CAA ha asegurado una flota de aviones de todo el mundo para traer a los pasajeros de vuelta al Reino Unido», señaló la CAA en la nota.

Algunos de los pasajeros que se encuentran en «un pequeño número de destinos» podrían tener que tomar vuelos comerciales alternativos a los del programa implementado por la Autoridad de Aviación Civil.

También se advierte de que a causa de la «significativa magnitud de la situación» será «inevitable» que se produzcan algunas «alteraciones» y se pide a los clientes británicos en el extranjero que no viajen a los aeropuertos hasta tener sus vuelos de regreso al Reino Unido confirmados.

«Los clientes de Thomas Cook en el Reino Unido que tienen que viajar no deberían ir al aeropuerto pues todos los vuelos hacia el Reino Unido han sido cancelados», alertó la CAA.

La tarea de repatriación es enorme. «Se trata de la mayor operación de repatriación en la historia británica (desde la II Guerra Mundial)», apuntó Shapps, que alertó asimismo de que habrá «problemas y retrasos», ha dicho el ministro de Transporte británico, Grant Shapps.