Imagen de archivo de una reunión de docentes. | Michel's

131

El sindicato Unió Obrera Balear (UOB) ha hecho un llamamiento a la insumisión en el control horario de los docentes, establecido por la Conselleria d’Educació a partir del presente curso.

En este sentido, la UOB ha acusado al conseller, Martí March, de «atacar la dignidad profesional de los docentes con la instrucción de hacerles fichar en los centros, una medida injusta e innecesaria que da a entender que hasta ahora no cumplíamos con nuestras obligaciones y hay que tenernos vigilados y controlados. Hasta ahora, las faltas y los retrasos eran detectados por el profesor de guardia y se comunicaban al director».

El sindicato ha anunciado que demandará al conseller March y al director general de Planificació, Antoni Morante, «si siguen sin respondernos sobre qué base legal nos ordenan registrar entradas y salidas. La normativa estatal de Administraciones Públicas excluye expresamente de la obligación de fichar al personal de centros docentes, al igual que los médicos y los militares».

Por su parte, el sindicato STEI reclamó anteayer a la Conselleria d’Educació que retire «el sistema de marcaje de las entradas y salidas del profesorado. No hay ninguna norma legal que obligue al registro de la jornada en el ámbito del personal docente».

El STEI señala que «Educació no ha tenido en cuenta supuestos como preparación de clases, corrección de exámenes, reuniones y coordinaciones, atención a los padres, formación, equipos de atención, desplazamientos entre Ibiza y Formentera, o viajes de estudios. Esta medida también puede perjudicar a los docentes con reducción laboral».

Para el STEI, «no se observa de ninguna manera cuál es la aplicación de la normativa estatal de control horario sobre el funcionariado docente de Baleares».

Periodo de prueba

Fuentes de la Conselleria d’Educació indicaron ayer que «el control horario de los docentes está en período de prueba hasta el final del presente mes, solventándose las incidencias con los centros. Para octubre están previstas reuniones con los sindicatos y los directores de los centros para evaluar el funcionamiento y realizar las modificaciones necesarias».