Concentración para reclamar mejoras para el colectivo de las Kellys, entre ellos la jubilación a los 60 o el reconocimiento de ciertas enfermedades profesionales. Más información en http://bit.ly/2LcOij4. | Youtube Ultima Hora

Alrededor de 400 personas se han concentrado este domingo en la Plaza de España por tercer año consecutivo para reivindicar mejoras laborales para las camareras de pisos, así como la adquisición de más derechos como la jubilación a los 60 años o el reconocimiento de ciertas enfermedades profesionales.

La mayor parte de los asistentes eran ‘kellys’, pero muchos familiares y amigos de las manifestantes también acudieron a dar su apoyo. La concentración, que estaba prevista a las siete de la tarde, fue convocada por la asociación Kellys Union Balear y tuvo el apoyo de de entidades como Frente Obrero, el partido Actúa y autoridades como los regidores Rodrigo Romero, de Promoció Econòmica y Ocupació; Neus Truyol; de Model de Ciutat, Angélica Pastor, de Infraestructures y Accesibilitat; la portavoz del grupo Socialista en el Parlament, Silvia Cano o Jesús Jurado el secretario autonómico de Memòria Democràtica y Bon Govern, entre otros.

El acto se inició con la actuación de la batucada Tambors Comte Mal, que amenizó los primeros minutos mientras seguía llegando gente. Cerca de las siete y veinte un grupo de camareras de pisos subió al escenario para leer un manifiesto en el que se reclamaban puntos como la regulación de la carga de trabajo, el reconocimiento de las enfermedades profesionales, la jubilación anticipada a los 60 años, a la vez que decían no a la externalización y al acoso laboral. También mostraron su apoyo a la huelga de las compañeras de Ibiza y Formentera.

Las camareras de pisos que leyeron el manifiesto explicaron que «el departamento de pisos ha sido uno de los más golpeados en los hoteles ya que desde siempre se considera que este no da ganancias» y explicando que «7, 8 o 10 días sin librar en este trabajo pasa una factura que la paga nuestro cuerpo», e instaron a las asistentes a cuidar más su salud, ya que todas reconocían que «con un contrato temporal no te das de baja y acabas tomando analgésicos para poder continuar con el trabajo».

Tras la lectura del manifiesto, la compañía Teatre Estable de Mallorca hizo una pequeña representación de su obra Las Kellys: el drama de las camareras de pisos, donde denuncian las enfermedades propias de este colectivo de una manera cómica que arrancó más de una sonrisa al espectador.

Al finalizar el evento, muchas de las asistentes se agolparon frente al stand de la asociación convocante para comprar camisetas o hacerse socias de Kellys Union Balear.