Imagen de archivo de la farmacia del hospital Son Espases, que lidera el gasto farmacéutico. | Agustí M.

9

Planificar una gran compra es uno de los principales consejos que se le da al consumidor, ya que permite reducir los precios sin necesidad de menoscabar la calidad del producto que se adquiere. Con esta máxima nació en 2013 la central de compras del IB-Salut, para unificar la adquisición de todo el material sanitario de centros de salud y hospitales de las islas. Sólo en 2018, este método permitió un ahorro de más de seis millones de euros en concepto de medicamentos.

La comisión de compras de farmacia hospitalaria se reúne periódicamente para unificar fármacos y reducir su variabilidad usando sólo un tipo de los disponibles. «Nuestra labor es gestionar los precios», explica el secretario general del Servei de Salud, Manuel Palomino.

El presupuesto anual para la central de compras es de unos 200 millones de euros aunque en el último ejercicio ha aumentado un 5 % -un 8 % exclusivamente en farmacia hospitalaria-. Y es que «para reducir lista de espera se ha tenido que comprar más material, es una regla de tres», explica Palomino, quien indica que el ritmo de gasto es similar al del resto del Estado excepto en el ejercicio en el que se compró la medicación para la hepatitis C, porque «fuimos de los primeros».

Objetivo de esta legislatura

Queda un 40 % de los productos farmacéuticos para incluirse en la central de compras que actualmente se sitúa en torno a las 40 mil referencias. «El trabajo más complicado es el de agrupar catálogos porque implica que hay que conocer muy bien el producto y debe hacerse bien, para que los profesionales estén tranquilos», añade el secretario general del IB-Salut.

«Cada vez se va profesionalizando más el servicio, ya que los técnicos conocen mejor la estructura, se hacen contratos globales y el marco de negociación es muy distinto», añade. Así que la previsión ahora es ir a más. El objetivo de esta legislatura es que todos los productos sean farmacológicos, implantes o instrumentales estén agrupados en el catálogo de todos los hospitales y la central de compras funcione al 100 %, lo que supondría que la administración hiciera un gasto más eficiente. Cuando la conselleria de Hisenda anunció que el Govern tendría que reajustar el presupuesto de la comunidad para 2020, hubo una referencia explícita a la central de compras para las gerencias de Salut.

La unificación de medicamentos supuso un ahorro de 247 mil euros en 2016, se incrementó a más de tres millones en 2017 para pasar a más de seis en el 2018. El total economizado a día de hoy es de 9.662.722 euros.

Sin embargo, «el ahorro respecto a la situación anterior, en que estaba descentralizado no se puede calcular porque no había un catálogo depurado y existían múltiples códigos de marcas de características similares, incluso en ocasiones había mismos productos con nomenclaturas diferentes», añade Manuel Palomino.

Son Espases, más gasto

Es una tendencia generalizada que en los hospitales haya un mayor gasto farmacéutico que en Atención Primaria y el ranking lo encabeza el hospital de referencia Son Espases. Hasta que no existe un catálogo combinado, los hospitales pueden seguir solicitando el producto habitual.

El ahorro más importante de la central de compras se hace con el producto de farmacia que supone el 50 % de su presupuesto.