La primera prueba de las oposiciones se ha celebrado en el Guillem Cifre de Colonya de la Universitat de les Illes Balears (UIB). | T. Ayuga

12

El edificio Guillem Cifre de Colonya de la Universitat de les Illes Balears (UIB) ha acogido este sábado la primera prueba para conseguir un puesto fijo de profesor en algún centro de Baleares. A las oposiciones docentes se han inscrito 4.291 aspirantes para conseguir un total de 1.070 plazas ofertadas. De este montante, 3.335 se han inscrito en Mallorca, 294 en Menorca, 575 en Ibiza y 87 en Formentera. Eso significa que el ministerio público ha ofrecido una plaza por cada cuatro aspirantes.

De el total de las 1.080 plazas ofertadas, 734 son en Mallorca, 88 en Menorca, 225 en Ibiza y 33 en Formentera. Eso significa que en Mallorca se ofrecen el 67,9 de las plazas, el 8,1 en Menorca, 20,8 en Ibiza y el 3,06 en Formentera. Un 96,34% forman parte de la lista de interinos mientras que de todos los inscritos en la prueba 3.084 son mujeres y 1.207 son hombres.

Noticias relacionadas

De todas las plazas que han salido al alcance de los aspirantes, 430 son para cursos de primaria, 460 de secundaria, 12 escuelas oficiales de idiomas y 168 a formación profesional. Desde 2017 a 2019 se han ofertado 2.337 plazas de doce en las oposiciones de Baleares.

Educación

El conseller en funciones de Educació i Universitats, Martí March, atendió a los medios acompañado por la directora general en funciones de Personal Docent, Rafaela Sánchez. «Desde que entramos en la conselleria de Educació uno de nuestros objetivos era bajar la ratio de interinos de Baleares. Eso suponía, en consecuencia, incrementar el número de profesores porque se habían efectuado recortes importantes. Nuestro objetivo también era estabilizar personas ya que tenemos un 37% de interinos y algún centro, especialmente de secundaria podía superar el 50%, lo que supone para los colegios un nivel de incertidumbre pedagógica y personal importante», explicó el conseller.