Los agentes de la Policía Nacional apuntan que los dibujos del cómic están llenos de mentiras, son injuriosos e incitan al odio. | Toni Galmés

33

Indignación policial. La publicación del libro On és l’Estel·la, de Toni Galmés, editado por Comanegra, ha provocado una aluvión de críticas en el seno de la Jefatura Superior de Policía de Baleares.

Se trata de la segunda edición de un libro para público adulto -mayores de 18 años, reza la portada- editado en Cataluña y que ha sido publicado con la ayuda del Institut d’Estudis Baleràrics y de la Conselleria de Cultura Participació i Esports del Govern balear, que aparecen en los créditos. El libro recrea escenarios sobre el proceso del 1-O, como manifestaciones, cargas policiales y el alojamiento esporádico de los agentes en los barcos de crucero.

Todos los sindicatos del cuerpo han confirmado que interpondrán una denuncia contra el Govern balear por subvencionar la edición de este libro porque su contenido, presuntamente, contiene «insultos, mentiras, injurias, difamaciones e incitación al odio contra las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado», apuntan las fuentes sindicales. La intención es que sea una querella criminal.

«Los portavoces sindicales mantendremos una reunión este miércoles donde también asistirán los asesores jurídicos de las organizaciones sindicales. Es intolerable que existan publicaciones infantiles en las Islas donde se instigue a los niños contra los agentes de la autoridad», señala uno de los portavoces consultados.

«En Baleares, son muchos los agentes y funcionarios del Cuerpo Nacional de Policía, de la Guardia Civil y representantes del mundo de la Justicia llegados desde todos los puntos de la Península. Tienen hijos y están integrados en Mallorca. ¿A alguien le parece normal generar semejante odio e insultar a padres o familiares», comenta un agente.

Uno de los dibujos «más ofensivos», según los denunciantes, es el de un policía que desaloja a una manifestante con las manos en las partes íntimas de ésta, en clara referencia a un supuesto «abuso sexual». También aparecen escenas de policías nacionales y guardias civiles «golpeando de forma indiscriminada y sin piedad a pobres e indefensos ciudadanos, o disparándose por error entre ellos mismos, en tono de burla».

El libro se editó por primera vez en octubre del año 2018. En febrero de 2019 se lanzó la segunda edición. Los denunciantes sostienen que se trata de «un tema muy preocupante. Desde el cuerpo policial entendemos y defendemos la libertad de expresión en España, pero todo tiene un límite. Con dinero de las instituciones públicas es intolerable que se sufrague una publicación que incita al odio y a la confrontación de las personas. Son niños», concluyen los agentes policiales.

Profesor universitario

El autor del libro es el manacorí Toni Galmés, de 35 años. Está licenciado en Bellas Artes (2005) y es doctor en Historia del Arte (2010). Galmés compagina su carrera de dibujante de storyboards con ilustraciones para el cine y publicidad, con la docencia en la universidad, donde imparte clases de literatura teatral y de historia del arte. El autor del polémico cómic se ha especializado en crear sus propias ilustraciones y dibujos. Es experto en cómics.