Biel Mesquida, entre Llorenç Carrió y Antoni Noguera, en la sala de plenos. Foto: J. MOREY | Jaume Morey

79

El programa de actos de la Festa de l’Estendard arrancó este viernes con la lectura del pregón de l’Estendard que realizó el escritor Biel Mesquida, que llevaba por título ‘Mil i una Palma’, y en el que hizo mención expresa de los «políticos independentistas catalanes que sufren desde hace un año prisión (...) por sus ideas» y para los que reivindicó la libertad.

Mesquida ya anunció sus intenciones al portar un lazo amarillo en la solapa de su chaqueta negra, pero no fue hasta el final de su texto cuando enfatizó, hasta por tres veces, que «ningún proceso democrático puede tener presos políticos ni exiliados», lo que le valió un largo aplauso por parte de los asistentes al acto. Un minuto antes, mientras el pregonero mencionaba uno a uno los nombres de los políticos catalanes a los que dijo no olvidar y cuya libertad reclamó, los dos únicos ediles del PP presentes, María José Bauzá y Guillermo Sánchez, abandonaban la sala como señal de repulsa por lo que estaban escuchando.

palma pregon festes de cort foto morey

Mesquida también pidió la libertad para Valtonyc y dejó claro que «vivimos un momento de parálisis de este proceso democrático por el que luchamos desde la Dictadura y la Transición», para añadir que «los escritores sabemos que escritura y libertad son sinónimos. Y que condenar a prisión a un cantante como nuestro querido Valtonyc sería condenarnos también a nosotros».

Sa Feixina

El pregón fue un canto a la Palma de antes, la de ahora y la del futuro, con recuerdos personales y homenajes a sus rincones, muchos de ellos desaparecidos, y personajes más ilustres. Pero el escritor se salió del guión e improvisó para pedirle al alcalde de Palma, Antoni Noguera, que «desaparezca sa Feixina».

El discurso, que también hizo alusión a los problemas de la Palma actual, como el alquiler turístico, finalizó con la interpretación de El cant dels ocells.

El acto se celebró en una sala de plenos abarrotada de familiares y amigos de Mesquida, como la cantante Maria del Mar Bonet. Estuvieron presentes la presidenta del Govern, Francina Armengol, y el presidente del Consell, Miquel Ensenyat. El alcalde Noguera estuvo acompañado por la mayoría de los ediles de su partido, Més, y del PSOE, pero no asistió ningún concejal de Podemos ni de Ciudadanos.

El concejal de Cultura, Llorenç Carrió, fue el encargado de presentar al pregonero y recordó que la Festa de l’Estendard «conmemora el nacimiento de nuestro pueblo» y que es «un símbolo que nos recuerda de dónde venimos y nos ha de guiar hacia donde vamos». Antoni Noguera se dirigió a Mesquida para decirle que «queremos una Palma justa, saludable, creativa y cada vez más querida» y hacerle entrega de una reproducción de un tamborer de la sala.

palma pregon festes de cort foto morey