Imagen de la sala amigable abierta en la Audiencia. | T. Ayuga

5

La Audiencia Provincial percibe un «llamativo aumento» de los delitos sexuales contra menores en los últimos años. El presidente del órgano judicial, Diego Gómez-Reino, constata que son más los casos que llegan a juicio porque la detección de estos hechos en las Islas es cada vez mejor: «Hay más mecanismos y mejores protocolos» por parte de las administraciones para que afloren este tipo de delitos. De hecho, sólo en 2017 los técnicos del Imas del Consell Insular evaluaron a 170 menores sobre los que había sospechas de que hubieran padecido algún tipo de abuso de índole sexual.

Gómez-Reino y el director de la oficina de defensa de los derechos del menor del Govern, Serafín Carballo, presentaron este martes la ‘sala amigable’ que se ha instalado en la Audiencia. Se trata de una sala acondicionada para coger a los menores que tienen que declarar como víctimas en juicios, de manera que no tengan que entrar en la sala de juicios y puedan declarar desde un entorno cómodo que evite tanto el contacto con el agresor como una situación de estrés. «Los niños sufren en los entornos judiciales», constató Carballo.

Con esta apertura, todos los edificios judiciales de Palma cuentan con instalaciones similares. Carballo destacó la implicación tanto de Gómez-Reino como de la decana de Palma, Sonia Vidal, para abrir estas salas para las víctimas. Además en paralelo, los juzgados de Instrucción, de Menores y de Familia podrán hacer uso de una sala especial de la que dispone el Consell para realizar entrevistas a menores. Se trata de una habitación que cuenta con un espejo que permite observar al menor sin que éste vea a las partes y pueda ser interrogado por un especialista. «Buscamos evitar una doble victimización», señala Gómez-Reino.